SEGUINOS

POSADAS

2012: ¿cómo es la economía que viene ?

Es en esta época del año, cuando ya ha concluído el primer trimestre que las variables macroeconómicas comienzan a definir su comportamiento y proyección para el resto del año, y es que podemos avizorar cuál será el futuro en la coyuntura económica. También no resultan menos importante los efectos de las políticas de gobierno–fiscales, monetarias, cambiarias y de oferta- junto a los “shocks” económicos –tanto adversos como positivos- internos o internacionales y que debemos estar atentos a la producción de los mismos. Nota del sitio especializado mundomacro.com.ar publicada en el Semanario /6p edición Nº 124

Desaceleración no significa Caída en la Actividad Económica:
 
Se escucha últimamente en algunos medios que “la economía argentina se viene desacelerando”. Erróneamente algunos artículos replicaron esta información y hablaron de “caída en la actividad económica” y de hasta “recesión”… nada más lejos ni más equivocado.
 
Que la economía argentina se “desacelere” significa que, de crecer a una tasa del 8% y 9% anual en los últimos dos años, este año se proyectaría un crecimiento del 5% anual aproximadamente. Es decir, la economía sigue creciendo pero a menor tasa. A este fenómeno también se lo conoce como “ralentización”, la economía producirá más bienes y servicios que en el año anterior, pero su tasa de crecimiento será menor.
 
En cambio, una caída en la actividad económica significa lisa y llanamente que la producción de bienes y servicios cayó, no hay crecimiento sino decrecimiento. Cuando la caída en la actividad económica se repite en dos trimestres consecutivos, se afirma que la economía entró en recesión.
 
Podemos dar otro ejemplo de la diferencia entre desaceleración y caída en la actividad, si lo asimilamos a conducir un vehículo: si conduzco a 120 km/hy bajo la velocidad a 80 km/hestoy desacelerando, sigo avanzando pero a menor velocidad. En cambio, si me detengo y comienzo a avanzar en reversa, no avanzo estoy retrocediendo.



(…) algunas variables indican una caída en la actividad económica (Estimador Mensual dela ActividadEconómica, Estimador Mensual Industrial, Actividad dela Construcccióne Indice de Confianza del Consumidor), mientras que otras marcan una “desaceleración”, es decir que la economía sigue creciendo pero a menor tasa: Por ejemplo, la recaudación mensual del Impuesto IVA por las actividades de comercio interno, registra un aumento del 36,68% respecto del año anterior, si le eliminamos el componente inflacionario (supongamos un estimado del 22% según el conocido “Indice Congreso” que publican los diputados nacionales de la oposición y que podríamos considerar entonces el más elevado ), la actividad económica real creció un 12% en el mes de febrero de 2012.
 
 
Para el mes de marzo de 2012, los datos son más alentadores: la recaudación impositiva del IVA creció un 37,2% por las actividades del comercio interior y el impuesto a las ganancias un 33,2%. La recaudación de estos dos impuestos está en directa relación con el comportamiento de la actividad económica real más la inflación. (Si el público consume más, las empresas venden más y deben tributar más IVA y Ganancias, y viceversa).
 
Asimismo, el Indice de Confianza del Consumidor mejoró un 2,7% en marzo, lo que permite proyectar un aumento del consumo como integrante fundamental dela DemandaAgregadade bienes y servicios en nuestra economía.
 
Por lo pronto, y considerando los “coletazos” de la crisis europea que nos seguirá afectando, la desaceleración económica en nuestro país vecino –Brasil-, el crecimiento de las ahora potencias China e India y algunas de las medidas de política económica que anunció el Gobierno Nacional, permite aventurar que nuestra economía seguirá creciendo, seguramente a menor tasa que en el año 2011, pero creciendo al fin, a una tasa no menor al 5% anual, frente a los demás países del mundo que aún padecen los efectos de la crisis financiera internacional del año 2008.
 
En materia de aumento del nivel general de precios, el Gobierno Nacional está marcando una pauta muy clara de fijar incrementos de salarios entre un 20-23% en el año dependiendo del sector de actividad económica, para lo cual evalua la competitividad, productividad, incrementos salariales precedentes, etc.
 
Al mes de febrero, el BCRA estuvo controlando la emisión monetaria con un crecimiento interanual del 28% -que proyectaba una inflación del 22% anual con un crecimiento económico del 5%  anual-, pero hacia el mes de febrero, el crecimiento de la base monetaria fue del 39,1% anual –con lo cual eleva las expectativas inflacionarias. Sin embargo, es muy apresurado con el comportamiento de esta variable monetaria en el primer trimestre anticipar cuál será realmente el efecto en el nivel general de precios este año… deberemos aguardar por lo menos un par de meses más.



(Más info en www.seispaginas.com
 
 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas