SEGUINOS

POSADAS

A cuatro años del crimen de Marilyn Bárbaro, su familia reiteró pedido de justicia

Ayer se cumplieron el cuarto aniversario del brutal asesinato de María Elena Bárbaro (54). La mujer, discapacitada motriz, vivía sola y fue salvajemente golpeada y luego enterrada en el sótano de su propia casa. Por el hecho están presos cinco jóvenes, dos de ellos en una clínica psiquiátrica. “Nos apena mucho pensar que no tenemos justicia, que no hay resolución aún y que quienes deben juzgar se lavan las manos”, dijo Juana Bárbaro, hermana de Marilyn.

Al cumplirse cuatro años del asesinato de de Marilyn Bárbaro, sus familiares realizaron en Oberá una nueva marcha de silencio para reclamar que los cinco jóvenes que están procesados por el hecho sean llevados a juicio oral.


Su hermana, la ex convencional constituyente Juan Bárbaro, sostuvo que “nos apena mucho pensar que no tenemos justicia, que no hay resolución aún y que quienes deben juzgar se lavan las manos”, y agregó que recurrieron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación porque el Superior Tribunal de Justicia de Misiones por considerar que el máximo órgano judicial de la provincia actúa en forma parcial.


La defensa de Matías Ortiz, uno de los imputados que tiene la causa, recurrió en Casación para anular el examen de ADN que se realizó sobre cabellos hallados en el interior de su Ford Escort. Los peritos de Gendarmería establecieron que correspondían a la víctima, transformándose así en la principal prueba contra el joven, que es hijo de la ex diputada renovadora y actual funcionaria provincial Marlene Carballo.


Marilyn fue asesinada a golpes en la noche del 17 de abril de 2004 cuando estaba sola en su casa de Oberá. Los atacantes arrastraron su cuerpo hasta un sótano, donde lo enterraron y cubrieron con tablas.


Por el hecho fueron detenidos y procesados Matías Ortiz, Gabriel Piotroski, Rubén Oscar Schnimg (el único que admite haber estado en el lugar, pero como campana), Daniel “Chaparro” Núñez, y Pedro Dos Santos. Los dos primeros están alojados en una clínica privada de Oberá.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *