SEGUINOS

POLITICA

Aborto: apuran los cambios para lograr consenso en el Senado

Los senadores que rechazan la legalización del aborto, “los celestes”, celebraban este lunes la consolidación de su ventaja en el “poroteo” de votos sobre “los verdes”, defensores del proyecto que tuvo media sanción en Diputados. Los operadores del “no” analizaron cómo capitalizar la situación, pero no descorcharon champán. “Ahora juegan las negras”, dijo uno de ellos. Sabían que este martes habrá una minicumbre de los promotores del “sí”. Y admitían que si este sector logra cerrar filas con el pequeño pero decisivo grupo que apoya el texto, pero con cambios, la disputa quedaría empardada. O sea que el pronóstico para la sesión del 8 de agosto seguiría siendo de final abierto.

Los “verdes” habían dado un giro a su estrategia poco antes del fin de semana. Cuando se dieron cuenta de la imposibilidad de sumar las voluntades necesarias como para que el proyecto sea sancionado definitivamente en el Senado, es decir sin tocarle una coma, se abrazaron a la “opción cordobesa”. ¿De qué se trata? Del proyecto alternativo impulsado por los tres senadores de la provincia mediterránea para hacer al menos cinco retoques al texto para “suavizarlo” y hacerlo más digerible para algunos reticentes. Si hay retoques, el texto vuelve a Diputados, que puede insistir con el propio o aceptar lo cambios.

Entre los cambios que se barajan figura la limitación del plazo de despenalización de 14 a 12 semanas de gestación y la extensión de la objeción de conciencia a las instituciones. También establece la entrega gratuita de las monodrogas para el tratamiento a hospitales públicos y obras sociales sindicales, así como la eliminación de penas para los médicos que se nieguen a esa práctica.Y se agrega un aplazamiento de 180 días para que entre en vigencia la ley, a fin de que se adecuen las provincias.

Sobre la base de ese nuevo texto buscarán cerrar filas esta tarde su autor, Carlos Caserio, y el principal operador de los “verdes”, Miguel Pichetto, número dos y número uno del bloque del PJ, respectivamente. De haber fumata, como se presume, ampliarán el marco de negociación al resto de los interesados. Entre ellos el macrista Humberto Schiavoni y los dos no cordobeses que sumaron propuestas de cambios, Guillermo Pereyra (del Movimiento Popular Neuquino) y el peronista chaqueño Eduardo Aguilar. Pero sobre todo al bloque K, el único que anunció apoyo unánime a la media sanción.

“Vamos a hacer lo que diga el colectivo de mujeres”, dicen los referentes de la bancada que incluye a Cristina Kirchner, quien hizo saber que no pegará el faltazo a la sesión -como algunos rumores dejaban entrever- y que votará a favor de la ley. El “colectivo de mujeres” es el grupo extraparlamentario que promovió el proyecto en su versión más extrema. Se verá si aceptan los cambios que se negocian en el Senado. Ya varios impulsores del texto en Diputados (entre ellos el macrista Daniel Lipovetzky y Victoria Donda, de Libres del Sur) dieron señales favorables a votar los retoques si la ley regresa a la cámara originaria, mientras consideren que no pierde la esencia.

 

Sumados los del “sí” (27) a los que quieren cambios (5), llegan a 32. Uno menos de los 33 que se comprometieron al “no”. Es decir que para avanzar con la ley, sus defensores no pueden darse el lujo de deserción alguna. Y aún así deberían sumar indecisos. Por ahora son 5. En los “poroteos” de ese elenco, los peronistas José Alperovich (Tucumán) y Omar Perotti (Santa Fe) aparecen más cerca de apoyar la ley, en tanto que dan indicios de votar en contra Irene Blas (del PJ de Catamarca) y Angel Rozas (el radical chaqueño acaba de encabezar una “Cabalgata de la Fe” en honor a la Virgen). Mientras que al salteño Juan Carlos Romero (PJ no alineado) le adjudican el plan de ausentarse.

 

Para completar el conteo de las 72 bancas hay que consignar que la neuquina Lucila Crexell insiste en que se abstendrá y Clarín pudo confirmar que la sanluiseña María Eugenia Catalfamo será otra ausente, a causa de su avanzado embarazo. Ayer se supo, en cambio, que Carlos Menem tiene pensado concurrir a la votación para confirmar su rechazo. La presión de su hermano Eduardo, ex senador y ferviente antiabortista, habría tenido más éxito que la de Pichetto, firme aliado del ex presidente. Otra novedad de la jornada fue que Carlos Reutemann (otro peronista independiente) expresó públicamente lo que ya era un secreto a voces: que votará en contra.

 

Con este panorama, los impulsores de la ley deberán transpirar la camiseta. El “no” juega con “yapa”: en caso de empate, Gabriela Michetti votará por el rechazo. Como en toda pulseada parlamentaria, habrá guerra de nervios hasta el día de la sesión y jugadas anticipatorias. Los “celestes” amenazan con impedir que se emita dictamen este miércoles, en el plenario de comisiones. La ley se trataría igual, pero sobre la base de lo que votó Diputados, y a los “verdes” se le complicaría la tarea de cerrar filas con los que piden cambios.

Fuente: Clarín.

Descargar Semanario Seis Páginas