SEGUINOS

POSADAS

Aborto: entre la ley, la ética y la realidad (segunda parte)

En el programa /6p se presentó la segunda parte del informe especial donde se deja al descubierto la realización de intervenciones quirúrgicas para interrumpir embarazos no deseados. En el envío televisivo también se conocieron opiniones de representantes de organizaciones profesionales vinculadas con la práctica médica y farmacológica. La vicegobernadora Sandra Giménez también vio la nota y respecto al aborto consideró que tiene que ver “con aquellas deudas pendientes de lo que no hicimos”. Agregó que cuando se habla de esta temática es porque fracasaron todas las otras políticas públicas, las educativas, las sanitarias en lo que significa planificación, educación, conocimiento, autocuidado, responsabilidad, vinculación familiar. Se calcula que el 25% de embarazos humanos finalizan en aborto espontáneo. Según la Organización Mundial de la Salud, America Latina es la región donde se realizan más abortos, 97% de los casos; en Misiones, en tanto, una de cada diez mujeres realizarían consultas al respecto.

Otro de los datos dice que tres cuartas partes de la interrupción suceden en los tres primeros meses de embarazos, estos números corresponden a nivel mundial. En la Argentina se estima que la práctica supera los 500 mil por año y muere más de una mujer por día por la clandestinidad del aborto y sus pésimas condiciones sanitarias.


Giménez comentó, además, que el dolor que le causó ver este informe fue, “verme a mi misma impotente en la responsabilidad de haber hecho alguna cosa más y mejor que nos permita no tener que tener este informe en la provincia de Misiones”.


Por otra parte, también opinó Sergio Pichkar, del Colegio de Farmacéuticos. Dijo que cada tanto se conoce la existencia de distintos lugares, no solamente en farmacias sino inclusive en Internet o por propagandas en diarios de productos farmacológicos para esta problemática. En tal sentido, mencionó a modo de ejemplo que se consigue el famoso oxaprots (marca comercial), “en realidad la droga que actúa como abortivo es otra”, explicó.


Según el profesional, el problema aquí es otro. “Sabemos que se consigue y se utiliza en forma fraccionada ese medicamento porque en la mujer embarazada el Misoprostol hace que corra mucho riesgo de producir el aborto”, observó.


Durante la presentación televisiva se indicó que respecto a este tema, pese a todo lo que se ha hecho y continúa haciendo, cuesta tomar conciencia, tanto es así que no hay denuncias en el Colegio de Farmacéuticos. Con todo, aún no logran evitar la venta de estos medicamentos sin receta. Aparentemente los controles existen, solo que convendrían sean más pertinentes, remarcaron en el envío televisivo.


En el Colegio de Médicos no se registran denuncias ante esta temática, hay que efectuarlas ante un Juez.


Se calcula que el 25% de embarazos humanos finalizan en aborto espontáneo. Otro de los datos dice que tres cuartas partes de los abortos suceden en los tres primeros meses de embarazos, estos números corresponden a nivel mundial.


En la Argentina se estima que la práctica supera los 500 mil por año y muere más de una mujer por día por la clandestinidad del aborto y sus pésimas condiciones sanitarias.



Según la Organización Mundial de la Salud, America Latina es la región del mundo, donde se realizan más abortos 97% de los casos, en tanto en Misiones se realizan consultas por abortos una de cada diez mujeres.


En la Argentina el aborto es ilegal, establecido en los Artículos 85, 86, 87, 88 del Código Penal. La ley establece penas tanto para la mujer que lo practica, y para quien realiza el procedimiento.


El artículo 86 incisos 1º y 2º del Código Penal en el marco legal define que, dos causas de excepción a estas penas cuando el aborto se practica para, “evitar un peligro para la vida o la salud de una mujer o si el embarazo proviene de una violación de “una mujer demente”. Son los únicos casos puntuales donde no existe condena.


En relación al aborto inducido, en el informe presentado en el programa Seis Páginas, mencionaron la existencia de dos formas más comunes para concretar esta práctica; siendo una de ellas con pastillas oral o vaginal; otra, a través de inyecciones o distintos yuyos de la zona.


Un aborto mal inducido llega a provocar daños muy graves en el útero como ser perforaciones del mismo, peritonitis o en el peor de los casos, provocar la muerte.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas