SEGUINOS

POSADAS

Aborto: entre la ley, la ética y la realidad

En Argentina, entre las primeras causas de muerte materna está el aborto. El informe presentado en el programa /6p, de /c6, reveló a través de una cámara oculta la actividad que realizan algunos profesionales de la medicina en Posadas. Serían varios los “expertos” que llevan adelante “la práctica”, que así la llaman. Según uno de los galenos, el costo ronda los 600 pesos y se pagaría hasta mil pesos en caso de incluir los medicamentos, anestesias y “mano de obra”. También se pudo conocer -por sus propias palabras- que en el transcurso de 45 minutos se concreta la operación. El médico contó en una de las visitas ginecológicas de una supuesta “paciente”, que acumula una experiencia en este tema de 28 años, al tiempo que agregaba que otros estarian cobrando más. “El primer y gran derecho humano es el derecho a nacer”, en un siglo donde se habla mucho acerca de los Derechos Humanos, así lo definió el sacerdote católico Alberto Barros, consultado sobre este tema siempre tan polémico. El religioso parte del criterio, para él, “muy claro” de valorar la vida, “como un don de Dios, un don sagrado”.

Entrevistado por un equipo periodístico del envío televisivo conducido por el periodista Jorge Kurrle, para conocer más sobre este tema, el Dr. Raúl Claramunt explicó que hay dos tipos de abortos, el aborto inducido y el aborto espontáneo. “Cabe aclarar esto porque siempre se pone la carga negativa en lo que corresponde el aborto inducido, hay muchas mujeres que tienen abortos espontáneos que anhelan tener hijos y se ven en situaciones en que no desean se produzca el aborto y sufren  mucho.No podemos meter en la misma bolsa a estas situaciones de abortos espontáneos en la de abortos inducidos”, observó el profesional.


Agregó que un aborto inducido puede generar complicaciones, entre ellas las más frecuentes son inflamaciones dentro de la matriz, la presencia de dolores intensos en la zona, entre otros. Esto, a su vez, afectando los próximos embarazos.


Una ex enfermera, en tanto, explicó que en sus años de experiencia, muchos casos se presentaron luego de haberse concretado el aborto y con posible tétano en la paciente, donde el doctor derivaba al hospital para una mejor atención. Las únicas palabras que se escuchaban era que tenían muchos hijos y que el marido se encontraba desocupado.



El párroco Barrios sostuvo que ese valor de la vida en gestación ya adquiere el derecho “no sólo a vivir, sino a tener una vida digna”. “el derecho a nacer es el que hace posible todos los otros derechos humanos”, como ser la vivienda, educación, alimentación y acorde a la dignidad humana. “La Iglesia siempre va plantear la vida como un valor sagrado inviolable”, reafirmó el Padre.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas