SEGUINOS

POSADAS

Acopiadores de hoja verde de yerba ya recibieron 30 millones de pesos

Cooperativas y secaderos privados de yerba mate misioneros recibieron 30 millones de pesos para la compra de hoja verde o retensión de canchada en planta, a través del convenio de asistencia crediticia firmado entre el Gobierno de la provincia de Misiones, el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM9 y banco Macro S.A. Esto significa que ya se ejecutó el 50 por ciento del acuerdo, rubricado el año pasado, el cual establecía que se destinen 60 millones de pesos al financiamiento de la compra de materia prima del sector yerbatero.

El contrato además especifica que el INYM aporta el 100% de la tasa de interés, donde la provincia participa con el aporte de la tasa, con plazo de hasta 360 días y con amortización de pago único al vencimiento, permitiendo la cancelación anticipada. Esta línea de asistencia crediticia está destinada a promover el desarrollo del sector productivo yerbatero, bajo las modalidades de crédito con garantía warrant constituidos sobre yerba mate canchada o crédito con garantía de caución de cheques de pago diferido.



El warrant es un título de crédito emitido sobre mercaderías en depósito. Es un instrumento de crédito por el cual el productor entrega su mercadería como garantía y recibe a cambio un préstamo por un plazo máximo de 180 días, aunque puede ser renovado. El bien más común utilizado en esta operatoria es el azúcar, en Misiones ahora se emplea en la actividad yerbatera.



Una alternativa



Esta operatoria se instrumentó a fines del año pasado con el fin de resolver el problema de financiamiento que tenían las entidades acopiadoras de hoja verde. El diputado provincial y director del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) en representación de Misiones, Ricardo Maciel, recordó que “una de las mayores dificultades del vendedor de canchada siempre fue la falta de financiación, situación que era necesario subsanar”.



Por lo que recomendó a las cooperativas y entidades que solicitaron asistencia que verifiquen en el banco si cumplimentaron con las documentaciones requeridas y así acelerar el desembolso del dinero. Consideró que “para estos establecimientos es una buena oportunidad y deberían aprovecharla con el objetivo de aumentar la producción”.



Y para analizar esta primera experiencia y definir las medidas para la cosecha que va de abril a septiembre, los primeros días de febrero está prevista una reunión entre los secaderos, cooperativas, funcionarios provinciales y representantes del banco. “Luego la idea es analizar como financiar la cosecha gruesa de yerba”, apuntó Maciel.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas