SEGUINOS

POSADAS

Adopciones: la demanda sigue alta pero se privilegia a familias misioneras

Las parejas misioneras que por distintos motivos están imposibilitadas de concebir, ven ahora con mayor esperanza la posibilidad de convertirse en padres del corazón con sólo inscribirse en Registro Único de Adoptantes, ya que los jueces de Familia y Civiles cambiaron el criterio que venían aplicando y ahora buscan ponerle límites a las adopciones directas, la cara visible de un gran negocio de varios estudios jurídicos misioneros. En 2009 fueron entregados con adopción plena 250 chicos.

Los magistrados rechazan las solicitudes de guarda con fines de adopción directa y explican a las madres biológicas que en el caso de optar por entregar a su hijo, deben hacerlo a una familia de la provincia, o bien expresar su voluntad de darlo y que sea la Justicia la que determine quiénes serán sus padres en el futuro. 



Fuentes judiciales admitieron que varias familias de otras provincias que habían acordado la entrega directa de los bebés se encontraron con la negativa de los jueces de iniciar el proceso de guarda con fines de adopción. Hasta el momento, ninguna de esas parejas apelaron la decisión judicial, trascendió. 



En caso de persistir este criterio judicial, con el paso del tiempo es probable que descienda el número de inscriptos extraprovinciales y con ello se termine el perverso negocio de inescrupulosos abogados que lucran con la desesperación de personas que ansían convertirse en padres y con la de aquellas familias humildes que ven en la entrega de sus hijos a cambio de dinero un alivio económico. 



El año pasado se inscribieron 613 parejas para acceder a la ansiada adopción, pero en ese mismo período la Justicia otorgó 100 guardas con fines de adopción y dictó  250 sentencias por las cuales se confirmaron guardas dadas anteriormente.  



Misiones uniforma el proceso de adopción 



En las VII Jornadas Regionales y IV Jornadas Nacionales Interdisciplinarias de Adopción realizadas en Mendoza, la doctora María Elena Quelas, representante de Misiones, realizó una exposición en la que destacó la sanción en la provincia de la Ley 4523 “que legisla por primera vez el proceso de adopción. Existían distintos tipos de normas que regulaban cada uno de los pasos a seguir, en diferentes procesos como el de litis expensas, la rendición de cuentas, alimentos, etc, pero del proceso de adopción nada se decía, con lo cual cada juzgado entendía a su manera la forma en que debía actuar”. 



Invitó a leer, criticar y mejorar este proceso ya establecido, celebrando por su parte la declaración del estado de adaptabilidad, por ejemplo, del menor que esté en un establecimiento asistencial público o privado y los padres se hayan desentendido totalmente de él durante un año, tal como lo establece dicha Ley. 



Quelas se mostró partidaria de “no separar a los hijos de sus padres, del valor que significa que ellos se desarrollen con quienes comparten el vínculo biológico” pero destacó que “en los tiempos que nos tocan debemos plantearnos seriamente si es la familia biológica la que ofrece el ámbito más favorable al niño en mucho casos. Y más aún debemos preguntarnos si es esa concepción la que me permite cumplir con el mandato de la ley, de la Convención de los Derechos del Niño”. 



La funcionaria, a cargo del Registro de Aspirantes a la Adopción de Misiones, sostuvo en Mendoza que “son muchos los casos en que las madres dan sus niñitos en adopción por el estado de extrema pobreza y necesidades que padecen. Pero tampoco debemos pecar de ingenuos. Muchos niñitos nacen hoy por casualidad, es decir no fueron buscados y tampoco esperados. Más aún muchos de ellos son utilizados para contribuir con el ingreso familiar, y pasan la mayor parte del día en la calle mendigando, en constante situación de peligro, sólo para llevar algo a sus casas (si la tienen) y no ser castigados por sus padres. Es entonces cuando me pregunto si realmente existe vínculo materno-infantil, si hay protección y confianza en sus progenitores”. 



Y agregó que los niños con esas características no son los únicos pretender adoptados; también aquellos hijos de madres niñas, que se ven obligadas a “dar en adopción” a sus hijos, por no poder mantenerlos o hacerse cargo de ellos; o simplemente porque quienes ejercen la patria potestad sobre ellas así se lo enseñan. “Y entonces, no es hora de que nos preguntemos si en verdad existe familia ampliada en estos casos?. Mi experiencia me enseña que la mayoría de las veces la familia no quiere hacerse cargo de lo que consideran una boca más”, comentó la profesional. 



Quelas afirmó que la provincia de Misiones ha sido pionera en poner en la agenda de Gobierno esta problemática “y nos consideramos el primer Registro Nacional de Aspirantes a la Adopción, ya que desde el inicio comenzó a funcionar como un registro abierto a todos los ciudadanos del país. No he sido partidaria del cierre del Registro para aquellos con domicilio fuera de la provincia de Misiones por muchos motivos, pero algunos de ellos creo son el hecho de que dicha medida traerá aparejada la comisión de nuevas operatorias ilegales o inmorales y el aumento del delito de supresión de identidad; a más de ello vivimos en un país federal de gobierno por encima del regionalismo puro”.



Recordó que lo único que siempre se exigió es la constancia de inscripción en el registro o juzgado del domicilio del postulante; “en el convencimiento que si su propia provincia lo admite como postulante, no somos quiénes en principio para ignorar o dudar dicha condición. Luego es el Juez el que determina”. 



Destacó que muchas parejas se inscriben en el registro de Misiones porque buscan niños con características europeas (rubios, ojos claros, etc. por la necesidad de que el niño sienta identificación con su nueva familia); tornando vulnerable esa búsqueda a prácticas de adopción poco claras. “Pero finalmente es el magistrado, como director del proceso el que decide, y debe hacerlo según las circunstancias: edad del menor en desamparo, su religión de origen, incluso su tipo físico, sus condiciones de salud y tantas otras, debiendo elegir y dando prioridad al padre adoptante que juzgue más adecuado al interés superior de ese menor”, concluyó. (www.seispaginas.com o edición Nº 27 del Semanario Seis Páginas versión papel)



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas