SEGUINOS

POSADAS

Aduaneros serán más rigurosos en los controles en la cabecera argentina del puente San Roque González

A partir de aplicación de la Resolución 1.116 de la Aduana Argentina que hace referencia al Tráfico Vecinal Fronterizo del 2001 desde el próximo viernes 15 los controles aduaneros serán más exhaustivos. Hasta el momento se implementó operativo de información sobre la vigencia de la norma y de concientización a las personas que transponen el viaducto internacional que vincula Posadas con la ciudad paraguaya de Encarnación. Además del monto límite para las compras en caso de tener radicación en Posadas o ser turistas, también vuelve a regir el horario para el cruce con el objetivo de compras, de 7 a 19, solamente los días hábiles. 

Una de las primeras voces oficiales en expresar su queja y el rechazo a esta resolución fue el gobernador de Itapúa, Federico Vergara, quien criticó con dureza las restricciones de la Aduana argentina en el paso fronterizo Encarnación-Posadas. 

“Restringir el horario de compra raya en lo escandaloso”, dijo. Anunció que envió nota de protesta a la Cancillería paraguaya para que sea entregada a la Argentina. 

En ese mismo sentido se pronunció la presidenta de la Cámara de Comercio y Servicios de Encarnación (Cacise), Mirtha Montiel. “Por 12 años fuimos nosotros a comprar a la Argentina, y aquí nadie puso restricciones”, afirmó. 

Los principales perjudicados son los posadeños y aquellos que residen en un radio de 100 kilómetros del puente internacional “San Roque González de Santa Cruz”, ya que quedaron limitados a realizar compras los días hábiles de 7:00 a 19:00 y por un monto no superior a 50 dólares por persona. 

“Estas situaciones cíclicas no deben ser coartadas; las trabas son arbitrarias y no fomentan la integración”, remarcó Vergara. “Reducir la compra de argentinos de 150 dólares a solo 50 es escandaloso”, agregó. 

Aseguró que el objetivo del Gobierno argentino es desalentar el comercio de ciudadanos de ese país con Paraguay, de modo que el dinero no salga del territorio argentino. “Están haciendo cualquier cosa para que el ciudadano argentino se rabie y no quiera cruzar la frontera, atajándole en filas de cinco, seis y hasta nueve horas ahí bajo el sol; cierran casillas de atención y son lentos”, opinó.

El endurecimiento de las medidas “ya representan un ensañamiento y es preocupante”, dijo. A pesar de la situación, Vergara afirmó que diariamente se está recibiendo en Itapúa entre 20.000 y 30.000 personas de nacionalidad argentina. 

En ese mismo sentido se pronunció la presidenta de la Cámara de Comercio y Servicios de Encarnación (Cacise), Mirtha Montiel. “Por 12 años fuimos nosotros a comprar a la Argentina, y aquí nadie puso restricciones”, afirmó. "Esperamos la intervención de la Cancillería de nuestro país para que realice una firme protesta, añadió. 

“Aproximadamente 10.000 comercios encarnacenos apechugamos la crisis cuando encarnacenos y habitantes de otros distritos todos los días iban a comprar a Posadas. La situación fue complicada, pero aquí nadie pidió que se pusieran trabas”, concluyó la empresaria. (abc.com.py)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas