SEGUINOS

POSADAS

Adultos avanzan en aprendizaje de lectura y escritura

Con ilusión y constancia, más de treinta adultos que no sabían leer ni escribir, de la zona de Nemesio Parma y del barrio Manantial de Posadas, siguen adelante con su sueño de aprender y escribir a través de los centros de alfabetización inaugurados recientemente por el Rotary Club Posadas, con el objetivo de dotar a estas personas mayores de una posibilidad de superación personal y de una herramienta para mejorar su calidad de vida cotidiana.

“Los alumnos están muy contentos y entusiasmados. Una alumna que no sabía hacer su nombre ya aprendió y eso está muy bueno”, contó la alfabetizadora en el barrio Manantiales, Viviana Britez, quien dio “gracias a Dios por ponerles en nuestros camino para ayudarnos” en un mensaje dirigido al presidente saliente del club e impulsor del proyecto, Guillermo Espinosa.



El plan de alfabetización desembarcó en Posadas a través de la Fundación Rotaria, que puso en manos del Rotary Club Posadas cinco kits completos con los elementos necesarios para enseñar a leer y escribir (además de nociones básicas de matemática) a diez personas con cada uno. El club, a su vez, distribuyó ya tres de esos kits -dos en Nemesio Parma y uno en el barrio Manantial- y los dos restantes se incorporarán en los próximos días, con el compromiso de ir extendiendo el proyecto en la medida de las posibilidades.



 




“Refuerzo solidario”



De hecho, gracias a una colaboración extra de los socios, la entidad de servicio pudo entregar días atrás un “refuerzo” a los alumnos del plan en forma de útiles escolares, ropas de abrigo y frazadas recolectados de forma particular ante las grandes carencias y necesidades detectadas por los rotarios en su constante seguimiento de la alfabetización en ambos asentamientos.



El jueves, esas donaciones llegaron a la capilla de la iglesia Asamblea de Dios de Nemesio Parma, lugar donde se dictan las clases a los más de veinte entusiastas alumnos de ese paraje. Allí, la delegación del Rotary Club Posadas -integrada por su presidente saliente, Guillermo Espinosa; la secretaria, Lety Pintos; y Gerardo Echenique- pudo comprobar con satisfacción los avances de estas valientes y optimistas personas que quieren salir por sus propios medios de su desesperante situación de desigualdad.



 



Recuperando tiempo



Los rotarios revisaron cada uno de los cuadernos, recibieron las inquietudes de los estudiantes y comprobaron la ansiedad por el conocimiento de cada adulto alumno, ya que llevan “deberes para la casa” y los hacen con sus hijos y nietos. “Ahora van a recortar las revistas que llevamos para formar palabras y ya programamos nuevas visitas con mas amigos”, adelantó Espinosa, quien destacó la labor incansable e invalorable de la maestra del grupo, Mirta Kuchera, y el apoyo del responsable de la iglesia, el pastor Eugenio Ramírez.



Similar panorama pudieron vivir en primera persona los socios del Rotary Club Posadas que cada sábado concurren a las clases que se dictan en la iglesia Asamblea de Dios del barrio Manantial, a cargo del pastor Daniel Cabrera y donde Viviana Britez está a cargo de la alfabetización. Esta respuesta dejó muy satisfechos a los impulsores del programa y redobló sus ansias de expandirlo a otros puntos necesitados de la ciudad y de la provincia.



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas