SEGUINOS

POSADAS

Advierten que después del aborto la madre pasa por un “duelo eterno”

La ginecóloga infanto juvenil, Andrea Morgenstern, visitó los estudios de C6Digital e indicó que “las mujeres después de abortar pasan por una crisis porque un hijo muerto es una herida que no se cierra nunca. Nadie habla de eso, de las consecuencias emocionales luego de la interrupción del embarazo”. Además, remarcó que a los jóvenes hay que enseñarles a “amar la vida desde el mismo momento de la concepción”.

Respecto a su postura afirmó que “yo digo si a la vida”. Remarcó que “los medios de comunicación dan mucho lugar a quienes quieren despenalizar el aborto. Hay que mostrar la otra cara. Hablan también de la pena de muerte, que es casi lo mismo, con la diferencia de que en ese caso se mata a un criminal y al interrumpir un embarazo se asesina a un bebé inocente”.

Recalcó que “a las mamas que tiene un embarazo y no lo buscaron no las veo como personas malas ni criminales como he escuchado a personas decirlo. Las veo como víctimas, como personas que actúan desde la ignorancia al intentar abortar”.

En ese sentido, señaló que las adolescentes “son personas muy vulnerables y fácil de convencer de muchas cosas y por eso hay que tener mucho cuidado y concienciar”.

“Hay que sacar los miedos de las mujeres y contenerlas. Hay que mostrarles una ecografía y hacerles escuchar el latido, cuando escuchan cambian de opinión, es impresionante como con una charla todo puede modificarse”, agregó.

Al ser consultada sobre los abortos clandestinos subrayó que es imposible tener estadísticas por el contexto en el cual se practican los mismos. “Hasta ahora nunca vi que alguien vaya preso por hacer un aborto”, añadió. Dijo también que “está bueno que se abra el debate así se pueden exhibir y discutir sobre todas las posturas”.

Descargar Semanario Seis Páginas