SEGUINOS

POSADAS

Afirman que los juicios laborales perjudican al empleador y aumentan el desempleo

El abogado Oscar Villarruel visitó los estudios de /6d y se refirió al tema que se instaló hace unos días desde el Gobierno nacional sobre la “industria” de los juicios laborales. “Hay que debatir el tema sin llevarlo a la grieta. Tenemos que abrir la cabeza y despojarnos de los prejuicios porque de lo contrario todo cae en lo ideológico”, expresó. Al respecto, precisó que el fenómeno es real y que “a veces el pequeño y mediano empleador termina pagando cifras increíbles de manera injusta”.

En ese sentido, opinó que el proteccionismo al trabajador se fue ampliando de tal forma que “ahora no solo se protege al que fue despedido de manera arbitraria, sino que se da protección a cualquier tipo de despido sin importar la causa”.

“La industria del juicio tiene dos usinas, los despidos por un lado y los accidentes laborales por el otro. El costo de una indemnización al trabajador es el de un mes de sueldo por cada año trabajado”, explicó.

En ese sentido, Villarruel citó el ejemplo de un empleado que es echado luego de trabajar cinco años y dos meses en un mismo lugar. “Según un cálculo aproximado debe cobrar 75.000 pesos y 30.000 más por el preaviso. Si no se paga la indemnización dentro de las 48 horas el costo se incrementa en un 50 % y si a eso se le suma el honorario de los abogados y los impuestos el empleador termina pagando 937.700 pesos por un trabajador, si el juicio dura tres años”, detalló.

Luego, agregó que existe una incertidumbre muy grande para la persona que tiene que generar empleo. Al respecto, afirmó que “todas las propuestas buscan inclusión laboral pero hay que ver quién es el que genera trabajo. El empleador privado sabe qué riesgos corre al contratar gente. El trabajador en este contexto cada vez es más caro. El empresario trata de manejarse con la menor cantidad de trabajadores posibles, trata de prescindir de la mano de obra y se genera menos trabajo”.

A su vez, resaltó que la industria del juicio efectivamente existe, y ponderó la necesidad de informar a la sociedad e instalar el tema objetivamente.

“A veces el empleador se ve emboscado y extorsionado; nos suelen plantear casos donde hay causal de despedido pero se sabe que no va se a poder avanzar porque el empleado tiene todas las de vencer, en caso de dudas el juez le tiene que dar la razón a ellos. Termina siendo un mero trámite”, insistió.

Sobre la relación de los juicios laborales con el creciente desempleo en el país, señaló que hay una incentivación del litigio que retrae la decisión del empresario de emplear.  “El sistema ha hecho que traslademos al empleador toda la responsabilidad de las consecuencias de la vida de la personas a la que le paga el suelo, por más que les pase algo fuera del trabajo. Nunca vamos a revertir la curva del desempleo en un contexto como este”, enfatizó.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas