SEGUINOS

Opinión

Agradecer… Despedir… Valorar…/Dr. Mario Armando Barrera

La última Editorial hablaba de ser más humanos, recomponer y fortalecer las relaciones humanas… La historia de hoy nos cuenta, como las personas construyen en el tiempo esas relaciones, a medida que avanzamos, establecemos lazos que nos hacen más queribles, más tolerantes y comprensivos…

En relación al trabajo habrá muchas personas de las cuales solo seremos compañeros, otros amigos y algunas pocas serán familia…

Cada uno dirá que su ambiente de trabajo es especial, tiene cosas especiales… Pero trabajar en salud, o mejor trabajar contra la enfermedad para recuperar la salud, es especial… trabajar en salud y con los niños no solo es especial, es diferente…

Les decía, uno comienza a trabajar y no visualiza el final de los tiempos, como que está lejano, y aun cuando llegamos a la edad del retiro, muchas veces esperamos, lo estiramos, porque no queremos dejar lo cotidiano que tanto nos gusta y por qué no sabemos hacer otra cosa… pero ese tiempo llega, otra etapa, la de jubilarse, donde se supone que disfrutaremos de un merecido descanso, como premio a un esfuerzo de toda la vida…

Es inimaginable después de toda una vida, pensar que cambian todos tus hábitos!!!
Hace unos días, despedimos o mejor recibíamos en su nueva etapa de la vida, a las Dras. Paulina Tagliaferri y Nelly Insfran y a la Enfermera María Cuye… Una vida dedicada al servicio de mi querido Hospital de Pediatría…

Cuando recién llegaba al Hospital, comencé mi aprendizaje junto a ellas, un privilegio, como otros muchos residentes que comienzan su formación en Pediatría.

Éramos sus polluelos, con mucha generosidad al momento de transmitir conocimientos, no solo lo que dicen los libros sino compartiendo sus experiencias, lo que tiene un valor agregado… Cuando compartes mucho tiempo de trabajo y estas en un periodo de formación y aprendizaje, estas personas no solo te forman profesionalmente… más aun te pulen como persona y seguramente serás mejor cuando termines tu formación y según el camino que elijas, ellas se sentirán orgullosas de haber estado presente en ese tiempo…Tiempo entrañable por cierto, donde se forjan relaciones para todo la vida, donde los reconocimientos son diarios… donde está presente “el tirón de orejas” para corregir el rumbo.

Las enfermeras, son tus compañeras en la aventura y desafío que representan los pacientes en tu época de residencia… son las “maestras” que acompañan tu aprendizaje, tienen el “ojo clínico” que nosotros empezamos a desarrollar, “perciben” lo mal que se encuentra el paciente aunque a nosotros inexpertos nos parezca que está bien… y la enfermera Mari Cuye no era la excepción…Tienen ese don de gente sencilla, de calidez humana y siempre desde su lugar de enfermera te harán saber que están allí, para lo que necesites, para ayudarte con ese padre “difícil” que te reconoce como “practicante” y te complica todo, para ayudarte con las extracciones, o en los controles cuando estas superado por el trabajo…

En su despedida, sus palabras me conmovieron… como así también me demostraron lo que significa para cada uno de nosotros nuestro Hospital… Expreso que sentía agradecida, que les daba las gracias al Hospital, que le permitió llevar una vida digna, criar a sus hijos, mandarlos a una buena escuela… solo tenía palabras de agradecimiento… Tremendo testimonio!!! Habla de su corazón generoso y de la pureza de su persona… Bendiciones a las tres en esta nueva etapa…

Dr. Mario Armando Barrera.
Neurocirujano Infantil.
Especialista en Pediatría.
Post grado en Atención Primaria de la Salud.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas