SEGUINOS

POSADAS

Alci Alarcón: su vida y obra evocada en un documental

A escasos días de cumplirse 25 años del fallecimiento de Alcibíades Alarcón, la Comisión Permanente de Homenaje al Poeta de Misiones realizará el viernes 16 un nuevo homenaje al cantautor de la inmortalizada pieza musical “Misionero y guaraní”. Invitaron a trabajadores de la cultura, aficionados a la música regional y a todos los que alguna vez tomaron contacto con el artista, a acercarse al cementerio La Piedad, de Posadas, para compartir junto a familiares y amigos un “merecido recordatorio a uno de los más ilustres cantores populares de la provincia”. El ritual conmemorativo se llevará a cabo a las 10.

En este marco, un grupo de jóvenes comunicadores sociales, impulsados por un estudio de comunicación, trabajará en los registros de testimonios e imágenes de personas que han atravesado la vida de Alarcón, para plasmarlo, finalmente, en un video documental que dé cuenta “de su invalorable acervo cultural y artístico”.



 
Breve  reseña del artista



Alcibíades Alarcón, llegó al mundo un 9 de setiembre de 1940. Hijo de Doña Juana Romero y Don Victoriano Alarcón, a partir de los cinco años residió en el barrio posadeño de Villa Urquiza, que en otros tiempos supo llevar el nombre de Villa Gutiérrez.



Según su propio testimonio, Alci se inicio en el ámbito musical cuando era un niño de 9 años y participaba cantando en fiestas patrias o escribiendo sonetos que ofrendaba a sus compañeritas de grado.



Recordado por afecto por quienes lo conocieron y caminaron junto a él, cobró notoriedad a comienzos de los años sesenta, luego de componer y compartir el inefable poema hecho canción La Leyenda del Yacy-Yateré, pieza que logró un notable reconocimiento popular. Asimismo, de su puño y letra siguieron naciendo nuevas obras que, a la postre, resultaron imprescindibles en el cancionero de la música litoraleña. Triste destino del Hachero, El indómito hachador, Gurisito del barro, Pa’l compromiso, Dime, Por un trompito y un tren, Adiós sin palabras, Polkita del inmigrante y el célebre chamamé Misionero y guaraní, para muchos el himno de la gente de Misiones, representan algunas de sus obras más logradas.



Sin embrago, y pese al cariño recibido por el público en sus distinguidas participaciones en la Fiesta Nacional de la Música del Litoral, Alcibíades jamás logró grabar un solo simple discográfico.



El 16 de abril de 1985 la ciudad despidió, prematuramente, a uno de sus hijos dilectos. Una gran caravana de propios y extraños siguió el derrotero hasta el cementerio La Piedad. Y un epitafio incrustado en su nicho cumplió con uno de sus pedidos cantados a viva voz.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas