SEGUINOS

POSADAS

Alertan sobre efectos negativos del Convenio OMS en la actividad tabacalera

En un pronunciamiento conocido como Declaración de Leandro N. Alem, los plantadores de tabaco reiteraron el propósito de hacer “desaparecer lisa y llanamente” esta producción, planteada en el Convenio de la OMS al no contemplar una alternativa válida para las miles de familias que viven de esta actividad. “Alertamos a todos los estamentos del Estado nacional y provincial, al Poder Legislativo y Judicial, sobre este atropellos de quienes desconociendo totalmente la situación de los productores tabacaleros de nuestro país, el mundo y de sus comunidades, pretenden aplicar medidas tendientes a producir su desaparición sin proporcionar una alternativa”, expresa el texto. 

En virtud del avance en medidas extra determinadas o por encima de las convenidas, en que incurre la OMS (Organización Mundial de la Salud) en la Comisión del “Convenio Marco de la OMS para el control del tabaco” donde taxativamente se establece y acuerda las acciones a encarar a fin de adoptar medidas tendientes a frenar el consumo del tabaco y la exposición al humo del tabaco, con el objetivo de proteger a las generaciones presentes y futuras del consumo y exposición a los productos del tabaco.  



Atento a que todas estas directrices han sido aprobadas en la 56º Asamblea Mundial de la Salud, el día 21 de mayo de 2003 y que la misma dispone de determinadas medidas que los países signatarios deben cumplimentar, observamos con atenta preocupación el avance irresponsable de los referentes o representantes o participantes del Grupo de Trabajo, por sobre lo establecido en dicho Convenio, tendiente no ya al control del consumo, sino a la eliminación lisa y llana del cultivo de tabaco.  



Las medidas en cuestión, están referidas a la propuesta de reglamentación del Convenio Marco, de los Art. 9 y 10, donde se prohíbe el uso de aditivos e ingredientes en los productos del tabaco, cuestión que hará imposible la fabricación de ciertos tipos de cigarrillos que hoy ocupan la mitad del mercado mundial. Asimismo los Art. 17 y 18 donde se promueve la sustitución del tabaco por otro que genere por lo menos los mismos ingresos que este cultivo y que no impacte negativamente en la salud de las personas en relación con el medio ambiente. Estos temas se debatirán en la República de Uruguay los días 15 al 20 de noviembre, en el marco de la cuarta reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.  



Visto esta situación, alertamos a todos los estamentos del Estado nacional y provincial, al Poder Legislativo y Judicial, sobre este atropellos de quienes desconociendo totalmente la situación de los productores tabacaleros de nuestro país, el mundo y de sus comunidades, pretenden aplicar medidas tendientes a producir su desaparición sin proporcionar una alternativa económicamente viable para su sustitución, a pesar de haberse insumido millones de dólares en gastos de investigación tratando de encontrar una actividad que lo reemplace. 



Conscientes  de que el habito de fumar o tabaquismo provoca daños a la salud humana, y que a la misma se debe prestar especial atención, también es cierto que se debe observar la situación particular de los países en desarrollo y con economías en transición donde el cultivo de tabaco representa la única forma licita de generar ingresos para el desarrollo de la vida cotidiana. 



Alertamos  que de producirse un avance de estas medidas, se pone en riesgo la actividad de 26.000 familias de productores tabacaleros argentinos, se perderán 120.000 puestos de trabajos indirectos ligados a la actividad, y 1.000.000 de personas que viven de la industria y comercialización de los productos derivados del tabaco. 



Rechazamos la actitud discriminatoria con que actúan los miembros de dicha Comisión, donde los productores tabacaleros ven cercenados sus derechos a una defensa digna, al no permitir su participación en las comisiones establecidas en el  Convenio Marco, tal como lo dispone los puntos 8 Y 9, que define que la composición de los grupos de trabajo, ya sean intergubernamentales u organizaciones no gubernamentales deben ser de composición abierta. 



Solicitamos a todas nuestras autoridades, que mientras esta actividad lícita, identificado con la idiosincrasia de nuestras comunidades, no encuentre sustitutos válidos que lo reemplace, la garantía necesaria a fin de dar continuidad a su producción, que es una fuente importante de recursos del Estado y medio de vida de sus actores directos e indirectos”. 



Emilio Darío Lattes



periodista

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas