SEGUINOS

POSADAS

Allanaron la casa de nueve policías pero no hallaron los vales de combustible

El juez de Instrucción Fernando Verón con una discreta presencia policial allanó este viernes al menos nueve viviendas de altos oficiales y subalternos que prestan servicios en la Dirección General de Administración, lugar de donde, se cree, desaparecieron más de mil vales de combustible destinados a los patrulleros. Esos documentos autorizaban la carga de casi 40 mil litros de nafta y gasoil en las estaciones de servicio de la firma Petrovalle.

Fuentes policiales admitieron que los allanamientos terminaron sin novedades, pero sí se pudo establecer que algunos de vales sustraídos ya fueron utilizados en una estación de servicios de dicha firma que está sobre la avenida Lavalle, en Posadas.

Si bien no se precisó la cantidad de comprobantes utilizados, sí se pudo saber que pertenecen a las planchas que desaparecieron o nunca ingresaron en Administración de la Jefatura de Policía.

La decisión del jefe de Policía, comisario general Benjamín Roa, generó un profundo malestar en toda la plana mayor de la fuerza, que la semana próxima podría presentar su renuncia en forma masiva, algo inédito hasta el momento en la Policía de Misiones.

El propio juez de Instrucción se disculpó con muchos de los altos jefes cuyas viviendas fueron allanadas. Según trascendió, el magistrado les dijo que en un primer momento había acordado con Roa que se profundizara la investigación interna, pero las declaraciones públicas del Jefe de Policía hizo que se precipitaran las requisas sin que hubiera indicios o sospechas lo suficientemente consistentes.

Los oficiales cuestionaron el hecho de que no se haya irrumpido en la vivienda del contador que maneja la administración de la Jefatura, ya que es mano derecha de Roa y en la realidad es quien tiene control real sobre todas las decisiones administrativas.

Según trascendió, una de las viviendas allanadas pertenece al comisario mayor Gazano, quien al momento de producirse la maniobra con los vales se hallaba de licencia y al retornar fue quien advirtió el faltante.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas