SEGUINOS

DEPORTES

Álvarez el gran ausente

El delantero, con contrato vigente hasta el 30 de junio, no se presentó al inicio de la pretemporada y será sancionado.

Horas de radio, páginas y páginas de diarios e innumerables comentarios en redes sociales circularon en los últimos meses acerca del presente y futuro del jugador Ernesto “Pinti” Álvarez quien el primer día de pretemporada pegó el faltazo. 
Desde el Club dieron detalles de todo lo que ocurrió en los últimos meses.
Después de la extraordinaria tarde-noche de la goleada a Boca Unidos y los tres goles convertidos por Álvarez en Santa Inés, un supuesto representante del futbolista comunicó, vía mensaje de texto, que Pinti se iba. 
Cuando fue abordado el jugador por parte del presidente Julio Koropeski, el futbolista no dio demasiados detalles de la situación al punto de declarar “desconocer” el supuesto interés de otros equipos. Con más mensajes con epítetos de grueso calibre, el “supuesto” representante del delantero que hace un año jugaba en la Intermedia en Paraguay y llegó con un conflicto internacional que el club tuvo que destrabar en FIFA, comenzó aparente gestiones para que el atacante desembarcara en el fútbol mexicano lo que derivó en la decisión de Julio Koropeski (presidente del club) en apartar al delantero del equipo, hasta tanto no se resolviera la polémica situación con el supuesto representante (decimos supuesto porque nunca mostró credencial como agente FIFA) . 
A partir de ese momento, todo el mundo futbolero puso la mirada en el “castigo” que se le impuso a Pinti, pero nadie observó todo el contexto donde el equipo se vio perjudicado ya que perdió a su goleador en los últimos partidos y, lo que parecía un tercer puesto asegurado para el primer semestre de competencia, terminó en un cuarto lugar perdido en la última fecha del año pasado. “La decisión que tomé fue para preservar los intereses del club, pero no económicos, porque no tenemos ninguna intención de vender a Pinti, participar de una transferencia ni nada que se le parezca. Lo único que pretendemos es que Álvarez cumpla el contrato y nos ayude a conseguir el objetivo deportivo que es conseguir los 50 puntos o más y salvar la categoría. 
Y hasta el momento sólo hicimos 37 unidades y falta toda la segunda ronda que va a ser más difícil”, explicó Koropeski.
Mientras tanto, con el equipo jugando los últimos partidos del 2013, Pinti se encargó de aclarar, en cuanto micrófono tenía adelante en Misiones, que su intención era cumplir con su contrato en Crucero, pero, cuando lo llamaban periodistas de Paraguay o Buenos Aires, el discurso era muy diferente y sus ganas de pasar a otra Liga era indisimulable.
El último día de entrenamiento de 2013, antes del viaje a Mendoza, todo el plantel fue comunicado y con un plan de trabajo entregado a cada uno, que la vuelta a las prácticas sería el 3 de enero, a las 18 horas en el predio de Santa Inés. La misma notificación verbal por parte del entrenador Iván Delfino recibió Álvarez, quien escuchó atentamente y luego, antes de viajar a su Paraguay natal, retiró todas sus pertenencias del club. ¿Ya tenía decidido irse?
PEDIDO DE QUILMES
En el receso comenzó la novela Quilmes y el pedido de Blas Giunta para tenerlo en su equipo, además de supuestos intereses de otros equipos. En todo ese lapso, ningún “supuesto” representante o agente FIFA se comunicó con el club hasta que, Quilmes, de manera formal, realizó una oferta concreta para llevarse a préstamo al jugador. “La oferta existió, fue oficial en una suma irrisoria que ni vale la pena mencionarla. Contestamos que ni por asomo se acercaba al monto que pretendíamos porque ni siquiera cubría el dinero que en su momento pagamos para que Álvarez renueve un año más en Crucero. 
Lo aclaro bien, porque no pretendemos hacer dinero con él jugador, pero sí recuperar mínimamente el dinero que invertimos para que el futbolista se quede un año con nosotros y no que se vaya seis meses antes cuando todo el dinero que pusimos en junio del año pasado lo cobró su supuesto representante por adelantado”, detalló el titular colectivero.
Y sin dudas que lo más llamativo de esta historia ocurrió el pasado 30 de diciembre, cuando el jugador Ernesto Álvarez, en compañía de un familiar, se presentó en Garupá personalmente ante el presidente Julio Koropeski, tras solicitar una reunión y allí comunicó que ya se manejaba con otra persona que después llamó. “Vino y me dio la palabra de que el 3 de enero se presentaba a entrenar. Le confirmé en la cara que se sumaba al grupo como un jugador más y que el DT ya estaba notificado que podía contar con el futbolista desde el primer partido ante Huracán”, relató Koropeski. Y agregó: “Le aclaré a él y a su suegro que no existe ningún problema con el jugador, que jamás hubo inconveniente alguno y que la situación que se generó fue únicamente con el supuesto representante. Así que las puertas estaban abiertas como siempre para Pinti y sólo pretendo que cumpla el contrato. Pero me mintió”.
Efectivamente. Tras las fiestas de fin de año e incluso con comunicaciones telefónicas de por medio donde el jugador aseguraba que se presentaba; el día 3 de enero, al mediodía, Álvarez avisó que no venía y que primero teníamos que hablar “con su nuevo representante”. Y eso sucedió, en apariencia. A la siesta del último viernes, telefónicamente se comunicó una persona con acento porteño presentándose como “nuevo representante de Álvarez” y poniéndose a disposición del club para solucionar “el conflicto con el jugador”. 
Cuando al “nuevo supuesto representante” se le dejó en claro que el club “no tiene ningún conflicto con el jugador”, surgieron detalles vinculados a negociar por la compra de pase pensando en el futuro, pero que el jugador “quiere cumplir con el contrato que tiene en Crucero y que se va a presentar a 
entrenar”.
Cuando parecía que todo el affaire Álvarez llegaba a su fin, la charla con el supuesto nuevo representante derivó en dos pedidos: Que Álvarez se presente recién a entrenar el lunes y que sí o sí hay que aumentarle el sueldo. 
“Entendemos que si desde su entorno y el propio futbolista dice que tienen buenas intenciones y que quiere cumplir con el club lo que tiene firmado, entonces por qué no se presentó a entrenar el primer día de la pretemporada”, se preguntó Koropeski. Y cuando la conversación con el supuesto nuevo representante finalizó, automáticamente el futbolista, vía mensajes de texto preguntó cuándo comienza la pretemporada. 
Evidentemente no toma las cosas con la seriedad que el club se merece. “Me mintió, lo esperamos como a todos los jugadores para que comience la pretemporada y no vino. Es el único jugador que faltó y además no entregó la llave del departamento que tiene a su cargo. Son dos faltas muy graves y ya iniciamos las gestiones correspondientes ante la justicia por ambas faltas, tanto el incumplimiento de su contrato con el club como la salida sin aviso del departamento en el que vivía en Posadas”, completó Koropeski.
Comentarios al margen esta es, en resumen, la novela del verano con el actor Ernesto Álvarez. El club reitera que el futbolista tiene contrato hasta junio con la institución, los días pasan y sigue sin presentarse a entrenar. 
Fuente: club Crucero del Norte
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas