Sobre futuros contrastados y Prospectiva Estratégica (Por N. Alvarenga)

OPINION
MIÉRCOLES 25 DE JUNIO DE 2014 - 18:47

El futuro como bien sabemos, es incierto, complejo e impredecible, y sin embargo, no está totalmente librado al azar. Las perspectivas de evolución del presente hacia determinado horizonte temporal, pueden ser estudiadas y anticipadas.

https://twitter.com/noticiasdel6
https://www.facebook.com/canalseisposadas
WhatsApp
Telegram
Imprimir
Estudios de Futuro

Por NINFA ALVARENGA, Licenciada en Estrategia Contemporánea y Especialista en Prospectiva Estratégica,  Maestrando en Relaciones Internacionales. ninalvarenga@hotmail.com
Sobre futuros contrastados y Prospectiva Estratégica. 
                                                                     
“El viento sólo ayuda al que sabe a dónde va” Séneca (c.5a.c.- 65 d.c.)

El futuro como bien sabemos, es incierto, complejo e impredecible, y sin embargo, no está totalmente librado al azar.  Las perspectivas de evolución del presente hacia determinado horizonte temporal, pueden ser estudiadas y anticipadas. Existen tramas de base, patrones, matrices, impactos, tendencias, que enmarcan las posibles evoluciones del presente hacia el porvenir en el largo plazo; lo cual nos permite estudiar sus bifurcaciones, disrupciones y momentos  clave que pueden identificarse, y cuyos diseños resultantes pueden ser ajustados periódica y estratégicamente,  sea  nuestro objeto de estudio  el  futuro de una sociedad, de una organización, o de una empresa.

La palabra Prospectiva proviene del latín pro spicere, que significa “mirar a lo lejos (o de lejos), “discernir algo adelante”. La prospectiva se asienta  en la exploración de los futuros posibles, en la posible evolución de los componentes de la situación actual que estamos analizando; en la elaboración metodológica de  alternativas constrastadas; en la identificación de los futuribles –término acuñado por uno de los  padres de la prospectiva, B. De Jouvenel-  o de  los hechos portadores de futuro, que son la fuente que alimenta a las diferentes metodologías prospectivas.

No existe una única posibilidad de futuro mientras éste todavía no haya sucedido. En la complejidad actual moderna y en la incertidumbre que rodea a los que deben decidir, no  proyectar ni analizar prospectiva y estratégicamente las  decisiones trascendentes, puede tener consecuencias que probablemente lleven a una sociedad a su ruina o a un grave atraso  en su desarrollo.

La prospectiva francesa  proporciona, como una de las más importantes escuelas en esta disciplina, la premisa de que la elección  de poner en marcha en el presente las acciones que nos lleven al futuro deseado, es una combinación de posibilidad y de  voluntad; por lo cual podemos afirmar entonces que la política es sumamente importante a la hora de pensar y diseñar los futuros comunitarios; pero debemos puntualizar también, que quienes se dediquen a hacer prospectiva, sean estos decisores o asesores, deben necesariamente abstraerse de la coyuntura y de lo urgente,  y  de manera primordial dedicarse a  tratar de comprender cuáles son  los mecanismos del cambio y los elementos del entorno, tanto  endógenos como  exógenos, para poder intervenir sobre las transformaciones que observamos en la actualidad. Y que de hecho, no son únicas sino múltiples y sistémicas.

La Prospectiva puede ser vista de esta manera, como una herramienta útil para imaginar y construir nuestro futuro deseado,  al recuperar al porvenir como espacio de poder; como el lugar más lejano en el tiempo en el cuál observaremos las consecuencias  de las decisiones que llevemos a la acción  hoy.  Citando de nuevo a De  Jouvenel,  él afirma que la prospectiva es, por excelencia, un concepto de anti-fatalidad, ya que el futuro puede ser analizado como un espacio libre, donde el poder puede ser ejercido mediante una voluntad que obre en ese sentido. Reconoce la incertidumbre del futuro, cargada de amenazas y de oportunidades, y la identifica, antes que nada, como un espacio de libertad  que podemos modelar desde el hoy. Estas apreciaciones son propias del Humanismo francés.

Es por todo esto planteado, que podemos afirmar que ninguna sociedad, como diría Loinger , está condenada a padecer el futuro, sino que debe construirlo; y eso no es únicamente labor de los dirigentes, sino que es una labor social que necesariamente debe integrar y hacer participar en su construcción a la sociedad sobre la cual ejercerá sus impactos. Y como suele afirmar Eduardo Balbi, prospectivista latinoamericano, si al futuro no lo construye la sociedad interesada, se lo terminan construyendo otros. La pasividad sin consecuencias no existe, como tampoco existen los vacíos de poder. 

Por último, vamos a diferenciar la “actitud prospectiva”,  de la “actividad prospectiva”  que agrupa un conjunto de métodos y herramientas específicas. La primera, de vocación universal, es un ejercicio intelectual y de especulación  posible y natural a todo hombre;  la segunda es una actividad de especialistas: investigadores, intelectuales, profesionales interdisciplinarios, consultores, organismos e instituciones públicos y privados, que se ocupan  específicamente de  desarrollar una disciplina que tiene su mirada por sobre la coyuntura, y que crece en el mundo  con cada vez mayor rapidez; pero que evidentemente  no es  conocida aún en nuestra Región, ni demasiado valorada en nuestro País, como sí lo es en los países desarrollados desde hace mucho tiempo, y en varios países latinoamericanos que evidencian en su pujante desarrollo, su implementación en sus políticas de Estado,  aplicando activamente   la Prospectiva  en sus políticas públicas:  en especial hablamos de Brasil, Chile, Colombia, Perú.

En síntesis, la Prospectiva nos ayuda a imaginar acciones colectivas y políticas proyectadas al porvenir, mediante un recorrido estratégico global que opera con  metodologías que le son propias, y que permite diseñar escenarios y articular estrategias de corto, mediano y largo plazo para lograr objetivos posibles. Utiliza herramientas  que nos permiten delinear y establecer esos objetivos  como  el futuro deseado, y planificarlos para llegar a él. Pero, definitivamente, es una manera de pensar e introducir y promover el cambio en la sociedad. Con la mirada y las acciones puestas en el futuro que queremos como sociedad. 



Inicio  |  Top  |  Imprimir
El ahorro de papel nos ayuda a proteger el medio ambiente. Imprima solo lo necesario.