Obispo Martínez habló del "trabajo digno" y la fe profunda y generosa

pastorales
DOMINGO 10 DE AGOSTO DE 2014 - 09:13
Obispo Martínez habló del

Lo hizo al referirse en la homilía de este domingo de la reciente celebración de San Cayetano, de la que participó el titular de la Diócesis de Posadas, Juan Rubén Martínez, oficiando la misa central, al culminar allí la procesión por las calles del barrio con la imagen del santo.

https://twitter.com/noticiasdel6
https://www.facebook.com/canalseisposadas
WhatsApp
Telegram
Imprimir

En su homilìa "El trabajo digno" dice el Obispo:


El pasado 7 de agosto hemos celebrado a un santo muy querido por nuestro pueblo que es San Cayetano. En distintos santuarios y comunidades de nuestra Patria la gente se acerca para implorar, agradecer y pedir por el pan, el trabajo y la paz. También en nuestra Diócesis celebramos esta fiesta en diversas comunidades. Aquí en Posadas al participar en esta celebración siempre me impresiona la fe sencilla, profunda y generosa de nuestro pueblo. En este domingo el Evangelio (Mt. 14,22-33), nos trae un texto que se refiere a la necesidad de la fe. Pedro que caminaba sobre el agua probando al Señor, ante la violencia del viento sintió miedo y se empezó a hundir. El Señor lo toma de la mano y le dice: “¡Hombre de poca fe! ¿Por qué has dudado?” (Mt. 14,31). 

Nuestra gente pide con fe sencilla poniendo el eje en un tema central y que expresa una sabiduría que no parte de estadísticas, ni datos elaborados en gabinetes, y que invita a realizar una lectura de lo que ocurre el día de San Cayetano. 

En nuestra América Latina, Patria y Provincia, la falta de trabajo estable y digno aún sigue siendo causa de pobreza y exclusión. Quiero subrayar algunos párrafos del documento de Aparecida que considero muy iluminadores de situaciones que nos deben preocupar y deberemos tener especialmente en cuenta si queremos encarar seriamente la palabra “inclusión” que hoy varios la proclaman. Aparecida señala: “La población económicamente activa de la región está afectada por el subempleo (42%) y el desempleo (9%), y casi la mitad está empleada en trabajo informal. El trabajo formal, por su parte, se ve sometido a la precariedad de las condiciones de empleo y a la presión constante de la subcontratación, lo que trae consigo salarios más bajos y desprotección en el campo de la seguridad social, no permitiendo a muchos el desarrollo de una vida digna. En este contexto, los sindicatos (cuando cumplen con su misión), pierden la posibilidad de defender los derechos de los trabajadores. Por otro lado, se pueden destacar fenómenos positivos y creativos para enfrentar esta situación de parte de los afectados, quienes vienen impulsando diversas experiencias, como por ejemplo, micro finanzas, economía local y solidaria, y comercio justo” (71). 

La fragilidad laboral y el observar la fe de nuestro pueblo que expresa el pedido de trabajo y coloca el trabajo en una clave del problema económico y social, no es un tema nuevo en nuestra América Latina. El flagelo del neoliberalismo que acentúa la exclusión en el continente fue denunciado abundantemente por el Magisterio de la Iglesia en los años 90, aún cuando muchos que en la actualidad se presentan como sus enemigos, antes lo consentían. Hoy debemos señalar que este mal continúa y no necesito en esta reflexión acudir a datos estadísticos, sino a pinceladas de la realidad que son fruto del caminar, escuchar y compartir con la gente. Es evidente la multiplicación de barrios y barrios en las grandes y no tan grandes ciudades de nuestra provincia. Cuando uno pregunta a mucha gente de nuestros barrios de que vive, las respuestas se reiteran y notamos que viven de formas subsidiadas, planes sociales con diversos nombres, algunos tienen empleos dignos, pero muchos, muchísimos logran alcanzar algunas changas, o bien viven del trabajo temporal que da la obra pública y la construcción, otros que están desocupados sobreviven con la solidaridad familiar y maneras de ayudas mutuas. 

La inclusión requerirá recordar aquello que vuelve a señalar el Papa Juan Pablo II, en “Laborem Excercens”, que el trabajo es el que produce el capital y por lo tanto debe ser el motor de la producción y la economía. Crear trabajo y colocar a la persona en el centro del problema económico y social, será tener en cuenta el justo pedido de nuestra gente. El pedir trabajo, para tener el pan de cada día y vivir en paz. 

Hace algunos días me alegró escuchar en una reunión organizada por Justicia y Paz sobre numerosos emprendimientos que desde distintas organizaciones sociales, también desde Cáritas buscan dignificar la persona con iniciativas, así como también es esperanzador el apoyo provincial a diversos emprendimientos  y el apoyo a las ferias francas. 

En medio de esta realidad y queriendo tener esperanza, debemos señalar que en cada capilla de barrio, siguen resonando diversos problemas, cuando la gente se acerca con sus dolores de corazón y con sus sufrimientos. También se acerca la mendicidad y la pobreza que siempre desfiguran la dignidad humana y pone al descubierto nuestras respuestas precarias. A San Cayetano, quien fue un hombre solidario, queremos pedir su intercesión a Dios por el trabajo, por el pan y la paz en nuestras familias y sociedad. 

¡Un saludo cercano y hasta el próximo domingo! 
Mons. Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas



Inicio  |  Top  |  Imprimir
El ahorro de papel nos ayuda a proteger el medio ambiente. Imprima solo lo necesario.