La bonanza de la economía misionera se debe al tipo de cambio y la obra pública

POSADAS
MIÉRCOLES 03 DE SEPTIEMBRE DE 2014 - 07:40
La bonanza de la economía misionera se debe al tipo de cambio y la obra pública

El ministro de Hacienda Adolfo Safrán hablaba del micro clima de la economía misionera, en un contexto nacional con algunas dificultades y, especialmente, la falta de medidas de sintonía fina, como la eliminación de subsidios al país central. En una entrevista exclusiva con C6Digital que publica EL Semanario en su Edición N° 247, el funcionario analiza la economía provincial y aspectos de la nacional.

https://twitter.com/noticiasdel6
https://www.facebook.com/canalseisposadas
WhatsApp
Telegram
Imprimir
Misiones ha permanecido con un micro clima favorable, no afectado por el fenómeno nacional. Y ello tiene que ver, por una parte, “con el tipo de cambio favorable, que lleva a que aparezcan compradores brasileños, paraguayos y aún de otras nacionalidades. Ocurre a la inversa de lo que nos pasaba en los ’90, cuando Iguazú era una ciudad fantasma en términos comerciales, mientras que Foz de Iguazú o Encarnación florecían. Esto ocurría con todas las ciudades misioneras y sus vecinas”, definió Safrán.

Observó que el tipo de cambio, “justamente reactiva el turismo interno y el comercio local. Es un comercio diario que hace que la demanda se mantenga”. Pero no es el único factor, agrega. Porque “otro elemento fundamental es la obra pública que en Misiones se ha mantenido, aunque experimentara una pequeña reducción en términos reales respecto del año pasado. Pero se hizo un esfuerzo para sostener similares volúmenes lo que ha permitido, a su vez, mantener los puestos de trabajo”. Otras provincias “no lo hicieron y, sin embargo, la obra pública es un sector importante de la economía”.

Habrá signos de recuperación de la economía nacional

También lo hacía notar, indicando que cuando se produce una fuerte devaluación como fue la del 23 de enero último, se produce un proceso de reacomodamiento, con un “parate” en sectores que deben reacomodarse en el nuevo escenario, que lleva entre 6 y 10 meses. En el análisis económico se denomina el fenómeno de la curva “J” acostada.

Habló también del microclima favorable que vive Misiones, favorecido por el tipo de cambio, las inversiones de la obra pública y una economía robusta producto de su política fiscal. A la hora de ahorrar señaló que en aquella recuperación los plazos fijos volverán a resultar atractivos. Pero no conviene apostar al dólar porque a la suba de hoy podría seguirle descensos posteriores y pérdidas de hasta un 20% como ya ocurrió.

“Hay indicadores económicos que muestran que en estos meses que se vienen habrá signos de recuperación de la economía”, manifestó a propósito del optimismo exteriorizado tanto por el gobernador Maurice Closs como por el presidente de la Legislatura, Carlos Rovira. “No por lo que sucede hoy con los fondos buitres, sino por el recupero posterior a la fuerte devaluación del 23 de enero que fue en forma sorpresiva. La historia lo confirma: con una fuerte devaluación a corto plazo se genera un resentimiento no sólo en el salario real, sino también en la rentabilidad del comerciante porque hay una disminución en el poder adquisitivo, en el consumo. Esto sucede hasta que vuelven a sentirse los efectos de recuperación de la competitividad”, pormenorizó.

Safrán, quien continúa al frente de sus cátedras de micro y macro economía en la Universidad de Misiones, manifestó que “en promedio, el tiempo de recuperación es de 6 y 10 meses. Se habla de la curva “J” acostada. Porque los productos importados se encarecen y entonces conviene exportar, pero como la economía no está preparada para eso, lleva un proceso de adecuación que tiene aquel tiempo”.

Cepo cambiario: el rechazo del peso, en un mercado como el de Paraguay, tiene que ver con el cepo cambiario porque se transforma en una moneda no transable. El límite está dado en la imposibilidad del cambio, de convertirlos en dólares. Si esto ocurriera los pesos serían aceptados. Pero no habrá liberación, al menos en el corto plazo, porque el “blue” se volvió a disparar y ése es uno de los caminos posibles a la trampa que puso el juez Griesa. Porque genera incertidumbre financiera y dispara la compara de dólares. Por eso, hoy por hoy ni pensar en una liberación del cepo. Habrá que esperar que pase la tormenta.

Inestabilidad económica: eso sólo se daría cuando actúan muchas variables mostrando comportamientos erráticos o de crisis: producción, empleo, dólar, inflación. Lo que sí hay es una inflación que preocupa porque se ha acelerado. El tipo de cambio se va a solucionar en estos días. El empleo y la producción se mantienen si bien hay luces amarillas en el sector automotirz, de la metalmecánica, de la producción de la madera y el papel. Pero el 80% ha mantenido una producción estable, el 15 por ciento cayó y un 5% mejoró. Es decir es una pequeña caída de 2-3 puntos que nos hace encender luces amarillas de advertencia. Nunca una caída en la producción es buena, pero es menor y en lo general entiendo que la situación no es preocupante. Habría que tomar medidas correctivas en la macroeconomía para solucionar los inconvenientes.

Cómo ahorrar: el consejo depende cada caso. Porque se puede ahorrar con la financiación de la compra de un auto, pero si la previsión es la disponibilidad inmediata de un activo líquido por enfermedad o viaje no necesito comprar un activo fijo, invertir inmuebles para resguardar mi patrimonio porque son difíciles de convertir en líquido. El dólar a 13,80 ó 13 pesos tampoco es recomendable, porque la última vez que subió después bajó a 8 y la persona que compró perdió el 20% del patrimonio. Así que un consejo general es muy difícil. Lo que sí se va a ver en los próximos días es la suba de la tasa de interés para el plazo fijo por lo que se volverá más atractivo y será una forma de mantener el patrimonio y mantener el activo líquido.

Construcción: no ha disminuido la construcción privada. Se mantiene el ritmo y el precio de las propiedades. Por eso invertir en activos, en edificios o terrenos es buena inversión si se tiene la posibilidad de inmovilizar ese activo. Entonces sí es una buena posibilidad.

Misiones no ha tomado deuda: salvo pequeños créditos del BID que son de Nación. Hoy la robustez de la economía pasa por la política fiscal que ha permitido que no tengamos que destinar ni un peso al pago de deuda. En los 90, es decir 15 años atrás estaba comprometido el 20-25% de los ingresos al pago de la deuda. No quedaba margen para la obra pública, ni para invertir en salud, educación, programas de desarrollo agrícola. Tenés un 55% en sueldos, y un 15% de funcionamiento, si a eso le agregás 25% al pago de deuda no te queda margen.  

Hoy el 50-55% se destina a sueldos, es un ratio bastante aconsejable; el 20-25% a la obra pública y el 15% a gastos de funcionamiento. Es un esquema bastante proporcionado, permite desarrollar la continuidad de la obra pública y el crecimiento de la provincia. Porque con la construcción de caminos, escuelas, hospitales y centros de salud se apuntala el desarrollo económico. En estas condiciones interesa a una empresa invertir en Misiones. Hay infraestructura. Irlanda, por ejemplo, tuvo un desarrollo económico muy bueno en los 90 con inversiones en obra pública que luego atrajeron inversiones extranjeras.

La nuestra es una provincia muy ordenada. Otras Provincias destinan hasta un 80% al pago de sueldos y un 10-15% al gasto de funcionamiento, lo que le impide ejecutar programas de desarrollo de la economía. Por eso hay que rescatar la política fiscal seria de los últimos 15, 13 años, con el gobierno de la Renovación que primero aseguró los recursos y luego estableció las prioridades y mantuvo un esquema serio salarial que no comprometía las finanzas.

Safrán, que sigue siendo candidato a la Intendencia de Apóstoles y trabaja con ese propósito reuniéndose con los vecinos, sostuvo que aquí “no hay una presión fiscal. Nadie quiere pagar impuestos. Pero hay que ser sinceros y más cuando se viene creciendo. Porque pagar un 3 por ciento de ingresos brutos sobre 30 no es lo mismo que pagar 4,5 sobre 100. Si se lo preguntamos a cualquier empresario o comerciante, va a decir que prefiere lo último. Es decir el crecimiento que le permite vender más en términos reales, no sólo nominales por la inflación. Y esta realidad es producto de esa política tributaria que ha permitido el desarrollo de la economía. No fue casualidad no fueron los avatares de la economía mundial”.

Crecimiento del PBI: no es malo que crezcan los servicios, porque toda vez que una economía crece este sector lo hace. Incluye a muchos sectores no sólo los financieros, sino también el transporte, las comunicaciones, los asesores, las empresas de proveedores tercerizados. El indicar saliente es siempre el sector terciario.

Banco Provincia: hubiéramos crecido más si hubiéramos tenido el Banco Provincia. Estos bancos bien administrados pueden constituirse una fuente muy importante para apuntalar el crecimiento. Y al privatizarlo en los 90 perdimos una herramienta fundamental. Si hubiera estado en los últimos 10 años se hubiera crecido mucho más. También orientando líneas de crédito de actividades que son estratégicas. El Banco Macro acompañó, pero es privado y se maneja con otros criterios. Acompaña en muchas líneas de financiación. Pero un Banco de Provincia es de fomento y uno privado tiene límites que le impiden determinadas acciones, por más que quisiera emprenderlas. Se hubiera crecido dos veces más. Por eso se recurrió al Ifai y al Ministerio del Agro. En los 90 la corriente liberal nos hizo creer que las empresas del Estado daban déficit y perdimos empresas como Papel Misionero o el Banco Provincia, que eran pilares de la economía.

Kicillof: creo que hay decisiones que se podrían tomar para mejorar la performance de la economía, las cuentas públicas, como la sintonía fina que se encaró en los meses de abril y mayo y que luego se discontinuó. Tenía que ver con el tema subsidios, en lo que gasta mucho el Estado argentino. No acá, acá no lo sentimos. Sí en Buenos Aires donde el usuario tiene subsidiado un 50% de la luz y el agua. Son sectores que tienen buenos ingresos, que duplican tranquilamente cualquier ingreso del resto del país. Y si se ajustaran los subsidios se podrían mejorar las cuentas públicas, ordenando el tesoro nacional.

También se podría rever el impuesto a los vehículos que generó un parate del 30-35 por ciento, con despido de personal. Fiscalmente no recauda nada y tuvo esa consecuencia. Mitigar su impacta negativo ayudaría a recuperarse al sector automotriz.

Pero son varias las medidas: también trabajar la pauta inflacionaria, que sea controlable, que no se dispare. Tratar de que no pase del 22-28 por ciento, porque en valores del 30, 35 ó 40 por ciento, tiene un impacto negativo en la economía real. Se recauda menos en términos reales y distorsiona tanto los valores que merma la actividad porque se pierde competitividad.
Default: no estamos en default que es cuando el deudor no puede pagar. Acá el desenvolvimiento se hizo incumplible por la decisión de Griesa. Por eso inclusive se revocó la figura del agente fiduciario, por incumplimiento de las funciones asignadas en calidad de tal (al Banco de Nueva York). 

Coparticipación: es un tema muy complejo de resolver. Si bien Misiones recibe un reparto injusto, hay que buscar soluciones creativas, para que las otras Provincias que pudieran verse perjudicadas en un nuevo reparto acepten la propuesta.



Inicio  |  Top  |  Imprimir
El ahorro de papel nos ayuda a proteger el medio ambiente. Imprima solo lo necesario.