Caso Mercol: comienzan a dilucidar responsabilidades por la muerte de Iván

POSADAS
LUNES 29 DE SEPTIEMBRE DE 2014 - 07:18
Caso Mercol: comienzan a dilucidar responsabilidades por la muerte de Iván

Pasaron ocho años de aquella madrugada del 19 de marzo del 2006 en la que una pelea en los pasillos de un conocido boliche posadeño ubicado sobre la avenida Corrientes terminó con la vida de un joven universitario. El hecho conmovió a la opinión pública. Los sindicados como responsables de protagonizar la pelea y acabar con la vida del estudiante de medicina Iván Mercol (22) fueron Diego Cantallops y Sebastián Ruiz. Después de una larga lucha por parte de los familiares y amigos de Mercol y tras cuatro postergaciones, finalmente el pasado martes 16 de septiembre dio inicio el debate oral, el cual se desarrolla en el ámbito de la Justicia Correccional y de Menores y es presidido por el magistrado César Raúl Jiménez. Los implicados están imputados por el delito de “Homicidio preterintencional” que prevé una pena máxima de seis años de prisión efectiva. Lo analiza en su Edición N° 251 el Semanario

https://twitter.com/noticiasdel6
https://www.facebook.com/canalseisposadas
WhatsApp
Telegram
Imprimir
Por primera vez, después de aquel 19 de marzo, Cantallops y Ruiz se sentaron en el banquillo de los acusados y si bien en la apertura del juicio se abstuvieron de declarar, ambos pidieron perdón a la familia y amigos de Iván.


¿Admisibilidad de culpabilidad o arrepentimiento tardío?


“Tengo una hija y estoy esperando otro, pido muchas disculpas a la familia Mercol, sé en mi posición de papá que es irreparable la pérdida de un hijo y esto fue una fatalidad para la familia Mercol pero también para la de Sebastián (Ruiz) y la mía”, expresó Cantallops durante su alocución y finalizó resaltando que fueron ocho años de espera. “Ya estando en otra posición un poco más adulta, realmente lamento mucho esta situación”, dijo.

A su turno, Ruiz exteriorizó su pedido de clemencia, “Quisiera pedir mis eternas disculpas con la mano en el corazón a la familia Mercol y a sus amigos por esa discusión verbal que hemos tenido con Iván y que posteriormente llevó a una pelea, en ningún momento quise iniciarla y en todo momento traté de evitarla”, se excusó el ahora médico en Comandante Andresito.

Y sin dejar aparentemente tal condición en la sala del subsuelo del  Palacio de Justicia donde se lleva a cabo el debate para determinar responsabilidades, se expresó como tal.  “La verdad que cuando me enteré de la noticia del óbito (SIC) de Iván me sorprendí muchísimo y  a partir de ese momento mi vida dio un giro de 180 grados”, resaltó Ruiz.  Luego hizo una elíptica referencia a su nueva vida tanto en el plano profesional como espiritual. Fue cuando remarcó que  hace cuatro años “Dios me permitió recibirme de médico, y también he aceptado a Dios en mi corazón y me ha dado un lugar para ejercer mi profesión de ayudar a las personas; me ha dado una mujer con la que estoy casado hace casi un año y también me ha regalado una hermosa hija que tiene un mes y medio, se llama Bárbara Victoria, es lo más lindo que me paso en la vida”.

Luego de esa confesión personal  que a pocos llamó la atención, desconfiando que se tratara de una estrategia de defensa, continuó su relato de tono intimista.  En esta línea pasó a contar en detalles algunos aspectos de su vida familiar.
“Un día se enfermó y la verdad que uno como padre hoy en día en esa situación, piensa que le puede pasar lo peor y en ese pensamiento, la verdad que es muy desagradable y todo lo que gira a su alrededor deja de tener importancia. Así que a partir de ese momento he podido entender el dolor de lo que es perder a un hijo y entiendo a la familia Mercol, a sus amigos, todo el dolor y las acusaciones que hicieron ante mi persona durante éstos ocho años” señaló Ruiz ya a esta altura en un claro intento de conmover al auditorio y a quienes en ese momento seguían las alternativas del juicio a través de Canal 6 Digital.

Para finalizar, el profesional, uno de los acusados de terminar con la vida del joven Mercol durante una discusión resaltó que “hoy en día tenemos la posibilidad de escuchar a todas las personas que estuvieron esa noche para tratar de aclarar todo el tema y podamos llegar a una buena conclusión con la ayuda de Dios”.

“Tenemos fe de que vamos a estar en paz las tres familias” 

Así lo expresó Gladys Rotela, madre de Sebastián Ruiz, quien habló con los medios por primera vez en ocho años.

En los pasillos del Palacio de Justicia, Rotela expresó su conformidad con el trabajo de los funcionarios de la Justicia y resaltó su fe y confianza en la resolución del caso. 

“Los magistrados se están manejando excelentemente para llegar a una final justa de sacar a la luz lo que está escondido, porque estos chicos. Como sabrá la sociedad, fueron a un boliche como cualquier joven y pelearon por una pollera y fueron si unas piñas, pero no quiere decir que hayan sido para causar la muerte”, indicó la mujer.

Durante la entrevista, Rotela subrayó además su negativa permanente a salir a defender públicamente a su hijo.  “Nunca salí en los medios, pero también quiero aclarar que la Justicia del hombre no es  la Justicia de Dios y esa noche Dios vio todo y así va a ser, va a salir a la luz todo lo que está escondido”, manifestó en sintonía con las palabras primeras de su hijo, de marcada aprehensión por lo religioso, ámbito en el que parecen haber encontrado alguna contención al menos espiritual.

En relación a qué se refiere al hablar de “las cosas que están escondidas”, la madre de Ruiz explicó que se refiere a “las personas que lo hicieron, yo no voy a hablar más nada de eso, ellos pelearon nada más. Ellos (los acusados) están entusiasmados por una respuesta que va a salir a la luz y van a estar en libertad porque la verdad que ocho años de perseguirlos a ellos nada más; sin ver otro panorama, sin ver a otra persona que quedó en los brazos de Iván esa madrugada, fue muy fuerte”, sentenció.

Al referirse al debate, Rotela señaló que están tranquilos,  “creo que los padres de Iván también. Es muy doloroso ver fotografías de las cosas que pasaron, y escarbar ocho años que fueron pesados también para mi hijo y para Diego, que es una excelente persona que tiene su familia y se los ve bien porque están fortalecidos y con la fe en alto porque tenemos un Dios que nos da fuerzas”. 
“Sólo pedimos Justicia, porque también estamos tristes por los padres de Iván que buscan una respuesta. Tenemos fe de que vamos a estar en paz las tres familias” puntualizó la mujer, apoyándose de nuevo en la fe.

Por otra parte, la madre de Ruiz contó que el día que comenzó el debate oral logró dialogar con los padres de Iván  y expresarle también sus disculpas ¨acá estoy como mamá, pidiendo perdón porque mi hijo peleó´, nada más le dije. Estoy pidiendo perdón por esa tristeza y le comenté que de ahora en más, ellos van a tener paz porque desde el día que comenzó el juicio ya salieron a la luz varias cosas y Dios va a hacer Justicia”, concluyó.

Una defensa que busca reducir la pena
Por su parte, Hugo Zapana - abogado defensor de Sebastián Ruiz-, resaltó su confianza en lograr una sentencia justa para su defendido. “Obviamente el grado de participación en la pelea supone un injusto penal desde el punto de vista de las lesiones pero no del homicidio y hay otras cuestiones que se van a dilucidar en el transcurso del juicio” puntualizó el letrado.

 Zapana explicó  que tras la declaración del médico forense “un excelente e indiscutido profesional que replicó una maniobra a pedido de esta defensa y de la fiscalía. La maniobra fue clara, nadie vio ni a Sebastián Ruiz ni a Diego Cantallops ejecutar una maniobra de esa naturaleza” en este y otros testimonios se basa el jurista para confiar en que habrá un fallo justo al finalizar el debate oral.

Asimismo, en declaraciones exclusivas a este Semanario, el patrocinante de Ruiz anticipó que los cuatro defensores analizan las –para ellos- graves contradicciones en que incurrieron agentes de seguridad que actuaron aquél 19 de marzo de hace ocho años, cuando se produce el asesinato de Iván Mercol.  Prestaron declaración en la tercera jornada del debate. 

Según Zapana, en principio pedirían "dos falsos testimonios”. Durante dicha jornada fue el letrado quien solicitó careos, reclamo que aceptaron los otros patrocinantes, José Luis Rey y Mónica Olivera, y la fiscal Yolanda Mazal.
De tal forma Marisa Bueno, jefa de seguridad en aquel entonces, Walter Cantero y Sonia Zuk fueron a un careo. Estos testigos dijeron haber estado en el lugar de los hechos como oficiales de guardia, de calle y de servicio. Todos ratificaron las declaraciones dadas en tiempos de la Instrucción. 

Lo más llamativo fue lo de Cantero y Zuk porque ambos ratificaron que habían acudido desde la Seccional Segunda al pedido de presencia policial por la pelea entre los jóvenes y las lesiones de Iván, a la misma hora, en el mismo patrullero. “Estas contradicciones están mostrando  que algo se oculta y hay ineficacia en la investigación”, resaltó  Zapana, ducho en estas lides.

Para finalizar el letrado indicó que “tanto mi pupilo –en referencia a su cliente-, como el otro imputado –por Cantallops- han dicho que ellos dieron los golpes en la pelea, que fueron menores, por los que pidieron perdón, pero no la muerte. Por eso pido que a los que falta declarar vengan al debate a decir la verdad”.

Para la Fiscalía está claro cómo se produjo la muerte

En diálogo exclusivo con Seis Páginas, la fiscal Yolanda Mazal explicó cuál fue su evaluación de las primeras jornadas del debate. En este sentido, la representante del Ministerio Público Fiscal destacó como sustantivo para el debate las declaraciones de los médicos, Miriam Lojewski, Juan Antonio  Galuppo (“fueron contundentes”) y “magistral” la exposición de Miguel Angel  Faraudo. “No hablaron de secuencias pero sí de las causas”, observó.
En este sentido Mazal indicó que todos ellos hablaron de dos hipótesis, “pero una de ellas no está probada, ni lo estará a lo largo del juicio, lo verán". Dijo que aludía a los golpes de puño y a la rotación de las vértebras, cuestiones ambas a las que se refirieron los profesionales de la salud.

En cambio, juzgó carentes de importancia para la sustancia del debate los cuestionamientos realizados por la defensa de Ruiz. "Se tardó seis años en realizar el juicio como para venir ahora a cuestionar diferencias horarias, de una o dos horas, de policías. No me opongo y nunca lo hice a los planteos de las defensas, pero acá hay una persona muerta". Recordó que se trataba de informes policiales y acaso se pudiera dar falsos testimonios. "Pero no tienen que ver con la sustancia de la causa, acá lo que importa son los informes médicos y los testigos, decimos que en un testigo importan lo que se percibe con los cinco sentidos", agregó.

Finalmente y respecto al hecho de haberle correspondido el caso Mercol por las variantes introducidas por la reforma del Código Penal, dijo que le pareció "una injusticia, que una fiscal haya tenido durante seis años el caso y deba llevarlo yo, que apenas tengo un mes conociendo la causa. Pero no voy a fallar", afirmó.

Claves de un juicio esperado

Según los datos que surgen del expediente, una de las claves para aclarar el asesinato de Iván Mercol será la participación que tuvo cada uno de los imputados en el hecho. En este sentido, la pesquisa describe que Ruiz, golpeó a la víctima de frente al menos en dos oportunidades y que Cantallops le produce el golpe mortal con el dorso de su mano izquierda, provocando un desnucamiento.
Entre los elementos más contundentes contra los imputados se revela en las averiguaciones que esa madrugada, Ruiz molestaba a una mujer y ésta fue defendida por Mercol. En ese momento, Cantallops decide defender a Ruiz y habría terminado por asesinar a un indefenso Mercol.
Posteriormente, las declaraciones de los imputados, las lesiones que presentaba la víctima y la fractura de uno de los sospechosos en su mano izquierda son las cuestiones que más comprometerían tanto a Ruiz como a Cantallops.

Cronología del expediente

Entre el 19 de marzo del 2006 día en que Iván Mercol recibió un golpe mortal, al 5 de mayo del mismo año se engloba la causa bajo la carátula de Homicidio Preterintencional procesando a los dos imputados por este delito. Desde entonces la misma pasó por varias etapas entre las que se incluyen suspensiones de los debates por distintos motivos, hasta conflictos en la Justicia misionera tras la destitución de dos magistrados. 

Dos años después del procesamiento, en mayo del 2008, la causa fue elevada al Tribunal Penal Uno. El 28 de noviembre del mismo año los camaristas de dicho cuerpo judicial citan a comparecer a juicio a los imputados para marzo del 2009 y comienza a correr la prescripción de la causa. Sin embargo,  para esa fecha la situación de conflicto que le tocó vivir a la justicia misionera a causa de las escuchas telefónicas que concluyó con la destitución de dos jueces de instrucción hizo que el debate fuera suspendido por primera vez.

En diciembre del 2010 la suspensión se dio a raíz del cambio de defensor por parte de uno de los imputados y en 2011 la defensa interpuso un pedido de juicio a prueba que volvió a demorar el debate ya que el pedido fue rechazado y apelado en dos instancias.

En 2013, la fiscal que llevaba adelante la causa solicitó que se fije una fecha para el próximo juicio. El 16 de mayo del año en curso, sin respuestas aún, la funcionaria del ministerio público pidió que se fije la fecha del debate o que los magistrados se inhiban de la causa. Cinco días después, el Tribunal Penal Uno se declaró incompetente. Y en junio de este año debido a que la reforma del código de procedimiento en lo penal de la provincia no especificaba si las causas que ya estaban tramitadas en los tribunales penales debían concluirse en ese ámbito o en el correccional. Para limar este detalle los ministros del STJ firmaron una acordada, sin embargo esta herramienta no tiene más sustento que una ley de reforma. En base a estos procesos judiciales la defensa de los imputados se ingenió para presentar un nuevo recurso de apelación y volver a postergar el juicio.

El último planteo de la defensa fue resuelta por un tribunal extraordinario conformado por los Jueces, César Yaya, Ricardo Balor y Marcelo Cardozo que dieron lugar al pedido de los representantes de los imputados y giraron la causa al fuero Correccional y de Menores como lo indica la ley. 

Fue entonces que el 19 de junio de este año, el juez Correccional y de Menores César Jiménez recibió el expediente, luego de que su par Marcela Leiva se inhibiera. El 7 de julio, el abogado defensor de Sebastián Ruiz, Hugo Zapana solicitó una probation pero la misma fue rechazada por el magistrado para garantizar los derechos y garantías de todos los involucrados.

Finalmente, el 14 de agosto el juez Jiménez fijó la fecha del debate oral y público para el 16 de septiembre, teniendo en cuenta la petición del patrocinador de Ruiz, quien estaría fuera del país durante un mes.

www.seispaginas.com.ar




Inicio  |  Top  |  Imprimir
El ahorro de papel nos ayuda a proteger el medio ambiente. Imprima solo lo necesario.