Responsabilidad diaria de la sociedad en su conjunto y el presente de los más débiles

EDITORIAL
DOMINGO 24 DE ENERO DE 2016 - 01:05
Responsabilidad diaria de la sociedad en su conjunto y el presente de los más débiles

La emergencia sanitaria dispuesta para enfrentar el brote de Dengue movilizó todos los recursos de Salud Pública, contando con la colaboración de efectivos de la Policía, de las fuerzas de seguridad nacionales asentadas en Misiones, al tiempo que las Municipalidades adherían a la disposición adoptada por el gobernador Hugo Passalacqua. En ese contexto se sintió la lentitud de respuesta del Ministerio de Salud Pública de la Nación, contrastando con la gestión anterior que respondió con suma rapidez cuando la provincia se vio enfrentada a crisis como la de la fiebre amarilla, o la aparición de casos de Dengue en algunos lugares tal lo ocurrido un par de años atrás en Puerto Iguazú.

https://twitter.com/noticiasdel6
https://www.facebook.com/canalseisposadas
WhatsApp
Telegram
Imprimir
Por cierto que la aparición y proliferación de las enfermedades vectoriales tienen que ver con conductas personales y sociales, más allá de las condiciones climáticas propicias, como este verano tórrido y lluvioso. Y es la población movilizada la que habrá de contenerla hasta tanto aparezca la vacuna, ya aprobada en algunos países, que todavía no se ajusta a los estándares de la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología (Anmat). La limpieza de los domicilios  particulares  y de las ciudades eliminando los criaderos de mosquitos es fundamental, como el uso de repelentes personales y el cumplimiento del tratamiento ordenado de parte de pacientes y familiares, conforman entonces las herramientas fundamentales para evitar una mayor presencia de la enfermedad. Que además ha llegado con el cambio climático y la tropicalización de toda la región, hasta la zona Centro de la Argentina, incluida la Provincia de Buenos Aires.

Es muy posible, en consecuencia, que debe insistirse con la concientización de la población en cuanto a que ésta como las demás enfermedades vectoriales –Chikungunya y Zika- están llamadas a comportar amenazas durante todo el año. Porque los inviernos fríos están desapareciendo y, además, las bajas temperaturas que pueden generarse en estas regiones del Planeta tampoco son garantía de desaparición de los vectores.

Parece urgente, también, destinar cada vez más recursos a la investigación y fabricación de vacunas o de medicamentos que permitan enfrentar estas enfermedades. Misiones experimentó con éxito la fabricación de repelentes personales a partir de la citronella que se cultiva en el Alto Uruguay. Pero faltan inversores que permitan producir masivamente un producto de colocación asegurada. Ahora está en manos del Estado –a través del Cedit- y se distribuye en forma gratuita a las poblaciones más expuestas.

Claro que de igual manera se necesitará de un estado presente que continúe y finalice las obras de saneamiento: agua y cloacas, comportan una ecuación en la que Misiones tiene mucho por hacer. La Vicegobernación ha lanzado un plan en esta dirección, pero además hay emprendimientos con financiación nacional –en realidad canalizando aportes de organismos multilaterales de crédito como el BID o el Banco Mundial (BIRF)-, que se necesita sostener en el tiempo.

El contexto nacional en el que se vienen desarrollando estas cuestiones proyecta preocupaciones a partir de la decisión de la presidencia de Maurico Macri de gobernar mediante decretos de necesidad y urgencia (DNU), con los que se pretende eliminar leyes. Porque mientras por un lado, en el ordenamiento institucional vigente, un decreto es jerárquicamente inferior a una ley, sencillamente porque es el instrumento que consagra un acto administrativo del poder Ejecutivo y una ley demanda del consenso de la mitad más uno del Parlamento. Un Poder del Estado, este último, que está conformado por dos Cámaras en la Argentina: la de Diputados, con representación de todas las fuerzas políticas y regiones y un Senado, donde están representadas las Provincias.

Este unicato en un país que ha luchado históricamente –y con suerte adversa la mayoría de las veces- por ser federal, cobra mayor envergadura cuando se aplica a los más pequeños de la sociedad, a los más débiles. Por ejemplo: personas que son asistidas con la Asignación Universal por Hijo, percibiendo por cada vástago la suma de 837 pesos. No hubo ningún anuncio para este vasto sector a pesar que el costo de vida pegó un gran salto con la maxi devaluación practicada a fines del año pasado.

Igualmente existe un prolongado “silencio de radio” sobre una “bandera” que la otrora oposición -ahora en el gobierno- esgrimió hasta el cansancio: el 82% móvil para los jubilados. Es más, frente a una inflación estimada por el mismo ministro de Hacienda en un 25% -haciendo caso omiso a lo ocurrido con los precios en noviembre-diciembre- se está anunciando apenas un 15% como primer ajuste anual para los adultos mayores. 

El 82% móvil lleva consigo el acompañamiento de la clase activa, porque es el porcentaje correspondiente al sueldo del trabajador en actividad y, en consecuencia, cuando ese salario se ajusta en paritaria, el haber jubilatorio lo acompaña. En cambio, de este modo, se deja, otra vez, a los jubilados en la orfandad. Cuando se adoptó la ley de ajustes semestrales, se tenía en cuenta el parámetro del costo de vida y los ajustes en paritarias. De tal modo, a veces el incremento jubilatorio era uno o dos puntos por debajo, o por arriba, del porcentaje general de ajuste. Ahora un 15% aparece descolgado de la realidad: no figura en las estimaciones inflacionarias ni en los pisos de discusión paritaria que están adelantando los gremios. 

Los jubilados y su realidad están borrados de la agenda pública –llámese discurso gubernamental, político o mediático-.



Inicio  |  Top  |  Imprimir
El ahorro de papel nos ayuda a proteger el medio ambiente. Imprima solo lo necesario.