La adversidad pone en evidencia, una y otra vez, a una sociedad que no baja los brazos

EDITORIAL
SÁBADO 22 DE JULIO DE 2017 - 23:56
La adversidad pone en evidencia, una y otra vez, a una sociedad que no baja los brazos

Una ola de frío como hacía un buen tiempo no se sentía envolvió a Misiones como al resto del país. Y acaso se sintió más porque fue precedida por un extendido veranillo, y el descenso de las temperaturas fue abrupto. Los suelos rojos misioneros se cubrieron de blanco y en la Estación Experimental del Inta de Cerro Azul, una institución emblemática del agro provincial, llegó a registrar a la intemperie -8,2 grados, haciendo notar sus técnicos que había sido la más alta de los últimos 42 años.

https://twitter.com/noticiasdel6
https://www.facebook.com/canalseisposadas
WhatsApp
Telegram
Imprimir

Por cierto hubo lugares donde las heladas castigaron con más fuerza la producción agraria y en la zona verde de Posadas hasta los invernaderos se mostraron inservibles, la producción de tomates, pimientos, se perdió “quemadas” las plantas por el intenso frío.

Pero acaso lo que más conmovió en este breve lapso de apenas unos días fue la movilización solidaria que recorrió Misiones. El Estado, desde la órbita provincial y municipal de Posadas, salió en busca de la gente en la calle para darle cobijo: adultos mayores, niños, niñas y adolescentes. Al mismo tiempo organizaciones sociales y religiosas se movilizaron para aportar lo suyo y Cáritas se ocupó de las familias mbya, que también llegan a la capital provincial a vender artesanías o a mendigar. En otras ciudades de la Provincia hubo similar movilización para la ayuda al más necesitado.

Ya en días anteriores, cuando hubo algunas jornadas de menores temperaturas se vieron movimientos otrora inéditos: roperos sociales habilitados por comercios, en los que quienes deseaban ayudar colgaban abrigos, dejaban calzados. Y, sin ninguna custodia, permanecían de la noche a la mañana siguiente sin que nadie los hubiera quitado de allí. Sin que nadie lo necesitara, claro.

Podría decirse que ha sido un fenómeno digno de una lectura contemporánea: la gente sabe que la situación está muy difícil, se conmueve y aporta lo suyo, lo que puede, lo que tiene. Y esta actitud tiene una raigambre histórica en la Provincia: desde el tiempo viejo el ayutorio fue el apoyarse unas familias a otras en las chacras. En los tiempos más recientes, apareció el trueque. Las ferias francas surgieron con la crisis de los 90, del 2001.

Por eso, por esa conciencia de lo que se tiene, se es y se necesita, resulta tan adverso y contrario a la idiosincrasia misionera el que se minimicen sus necesidades, se ralenticen  las respuestas. Nadie iría a reclamar a la Nación por algo que no corresponda, que sea ilegal, o que no se haya logrado tras muchos años de sacrificios y esfuerzos.

Es en razón de ello que una delegación de Misiones volvió a viajar a Buenos Aires a golpear las puertas del Ministerio de Agroindustria, por graves incumplimientos en yerba mate, obteniendo una respuesta que, es de esperar, se cumpla. Porque los productores acusan de falta de cumplimiento respecto de compromisos asumidos este mismo año. Otro tanto ocurre con el tabaco, donde la deuda asciende a los 800 millones de pesos. 

No es posible que no haya respuesta para enfrentar las asimetrías. Y para colmo como si fuera una afrenta, se lanza un plan de 12 cuotas a nivel nacional destinado a “ciudades fronterizas” y Puerto Iguazú queda afuera. Porque eso sucede, también, hay que luchar contra la ignorancia del centralismo porteño.

Claro que la sociedad siempre busca una respuesta, una salida, y el Ahora Misiones, acordado por su Gobierno y las cámaras empresariales locales y provinciales, se ha transformado en la mejor solución para la grave crisis comercial. Vertebrar entonces el acompañamiento de la Nación no es más que actuar con justicia para una Provincia que nunca baja los brazos.



Inicio  |  Top  |  Imprimir
El ahorro de papel nos ayuda a proteger el medio ambiente. Imprima solo lo necesario.