Congreso: media sanción en el Senado al proyecto que pide devolución de la reliquia de las Misiones Jesuíticas de San Ignacio Miní

PROVINCIALES
VIERNES 01 DE DICIEMBRE DE 2017 - 08:23
Congreso: media sanción en el Senado al proyecto que pide devolución de la reliquia de las Misiones Jesuíticas de San Ignacio Miní

Se trata de la iniciativa presentada por la senadora Sandra Giménez quien solicitó que se restituya a la provincia la reliquia de las Misiones Jesuíticas de San Ignacio Mini, reconocida con el nombre de “Frontis 2” que se encuentran en el Museo Histórico Nacional desde el año 1901“.

https://twitter.com/noticiasdel6
https://www.facebook.com/canalseisposadas
WhatsApp
Telegram
Imprimir

También se había solicitado la restitución de la Imprenta de la Misiones que actualmente se encuentra en el Cabildo de Buenos Aires. “Es un pedido de todos los legisladores de Frente Renovador de la Concordia, nosotros lo presentamos en el 2012”, recordaba en mayo del año pasado la legisladora Giménez.

 

PROYECTO DE LEY
El Senado y la Cámara de Diputados,…

Articulo 1º- Restitúyase a la Provincia de Misiones, la reliquia de las Misiones Jesuíticas de San Ignacio Mini, reconocida con el nombre de
“Frontis 2” que se encuentran en el Museo Histórico Nacional desde el año 1901.

Articulo 2º- Enmárquese dichas acciones dentro de los actos del Bicentenario de nuestra independencia como resguardo Histórico
Cultural Originario.

Articulo 3º- Los gastos que demande la restitución y traslado de las piezas que componen la reliquia al Museo Jesuítico de San Ignacio,
estarán a cargo del Museo Histórico Nacional dependiente del Poder Ejecutivo Nacional.
Articulo 4º- Comuníquese al poder ejecutivo.
Sandra D. Giménez.-


FUNDAMENTOS
Señora Presidente:

El Monograma perteneció al “frontis2” de la Iglesia de San Ignacio Mini, cuyas estructuras aún se conservan, y ostenta en relieve el
monograma de la compañía de Jesús, que se compone de las letras iníciales “I.H.S.” que significan en latín “JESÚS HOMINUM
SALVADOR”, esto es “JESÚS, SALVADOR DE LOS HOMBRES” acompañadas de una cruz y tres calvos, habiendo sido labrada por los guaraníes.

Permaneció en su lugar original hasta que a fines el año 1901, el monograma, fue traído a Buenos Aires por el entonces Senador
Nacional Dr. Carlos Pellegrini, seguramente alimentado por la concepción cultural propia de su época, donde una de las formas
usuales de dar testimonio de la historia era trasladando trozos de piedra u objetos hacia los museos de las grandes ciudades donde
pudieran ser apreciados por las elites de la cultura. 

Esta recuperación tiene que ver con mucho más de 110 años de despojo del que hablamos sino con un proyecto político de
desintegración territorial, despoblación, desorganización política, institucional y administrativa, fueron los factores decisivos que
arrastraron a los pueblos al estado de ruina arquitectónica y urbana.

En el caso de los quince pueblos comprendidos en el actual territorio argentino se agregó otro factor, el de la despiadada violencia con que
fueron destruidos e incendiados por las fuerzas invasoras paraguayas y portuguesas en el año 1817. En cambio los pueblos comprendidos
en los territorios del Paraguay y del Brasil prolongaron su agónica extinción algunos años más.

La cultura en este caso fue un instrumento más del centralismo porteño en contra de las regiones alejadas donde la ciudad de Buenos
Aires se creyó siempre con derechos sobre las provincias.

Esta reliquia arquitectónica fue llevada a cabo por Sacerdotes Jesuitas, y, fueron declaradas Patrimonio Mundial de la
Humanidad por la UNESCO en 1984, y el turismo generado por ellas son una de sus principales fuentes de ingreso de nuestra provincia
Actualmente el Monograma se encuentra depositado y en exposición en el Museo Histórico nacional de Capital Federal catalogado con el
número de legajo 388. 

Se trata de una reliquia arquitectónica de piedra de aproximadamente dos metros y medio de alto por otros dos de ancho, que tiene sobre el
relieve el monograma de la compañía de Jesús, la congregación católica fundada en 1534 por San Ignacio de Loyola. Este sello
distintivo, utilizado por los Jesuitas que se asentaron en lo que hoy es la provincia de Misiones, está compuesto por la imagen de una cruz y
las letras iniciales de “Lesus Hominium Salvador”, que en latín quiere decir Jesús Salvador de los Hombres.

Esa placa fue construida por Jesuitas y Guaraníes para decorar una de las puertas de entrada al templo de la reducción de San Ignacio
Miní. En esos muros permaneció hasta fines del año 1901, cuando visitó el lugar el ex presidente argentino, Carlos Pellegrini, que decidió
traer ese pedazo de historia misionera a Buenos Aires para donarlo al Museo Histórico Nacional.

El mural que se encuentra partido en casi cinco pedazos, reposa en distintos lugares del Museo Histórico Nacional. Actualmente se
encuentra afirmado sobre una pared, que bordea las escaleras que comunican el tradicional museo con el taller de recuperación Candido
López que funciona en el subsuelo de la institución.

Consideramos que si la Nación se hizo cargo del traslado de San Ignacio Mini a la Ciudad de Buenos Aires en el año 1901 de la misma
forma deberá afrontar los gastos de restitución a su lugar de origen.

Agradecemos a las autoridades de Cultura de la Nación haber expuesto durante tantos años parte de la historia Jesuítica Guaraní en
un ámbito tan importante como lo es el Museo Histórico Nacional, pero es hora ya de que vuelva a sus orígenes.

Los treinta pueblos Jesuíticos durante los siglos XVII y XVIII conformaron no solo un ámbito territorial definido, sino también un
sistema integrado en el orden económico y político-administrativo. La extinción de aquella realidad histórica no fue absoluta. Como todo
hecho histórico, dejó significativas huellas, algunas tangibles y otras intangibles.

Señor Presidente, resulta inconcebible que un Senador de la Nación en forma inconsulta “tome una reliquia histórica” y la traslade sin
ningún tipo de autorización legal ni política a un museo del barrio de San Telmo de la Ciudad de Buenos Aires.

La Provincia de Misiones no puede seguir esperando que desde la Nación determinen unilateralmente devolver algo que nos es propio.
Vamos a defender y reclamar el acervo cultural histórico que nos pertenece y que nos han quitado. 

El pueblo de Misiones tiene el derecho de disfrutar, ver y enriquecernos culturalmente con esta reliquia que es parte de nuestra
historia, de nuestra identidad en Mbya guaraní y de nuestra cultura.

Llevamos muchísimos años de expedientes administrativos, proyectos legislativos y notas formales del Ministerio de Cultura de Misiones y del
Gobierno Provincial sin que, hasta la fecha se haya logrado por parte de la Nación la restitución de nuestro patrimonio histórico originario.

ES HORA DE QUE LA SOBERANIA Y LA IDENTIDAD MISIONERA
SEAN RESPETADAS.
Por lo expuesto solicito a mis pares me acompañen con su firma.
Sandra D. Giménez.- 

 

 



Inicio  |  Top  |  Imprimir
El ahorro de papel nos ayuda a proteger el medio ambiente. Imprima solo lo necesario.