SEGUINOS

POSADAS

Anestesiología del Madariaga asiste a 650 cirugías mensuales

El Departamento de esta área especializada del Parque de la Salud está conformado por tres servicios: el de Anestesia Pediátrica, Anestesia obstétrica y neo natales y del Hospital Escuela. En estos momentos están trabajando con la asistencia a once quirófanos. Se proyecta que de aquí a dos años el Parque de la Salud cuente con 18 quirófanos, entonces la labor de los anestesiólogos se intensificará. Lo analiza el Semanario /6p, en su edición N° 129.

Además, hay un quirófano aparte donde se realizan estudios videoendoscópicos y estudios videobroncoescópicos. Se llaman “unidades sangrantes”. Esta área se está preparando desde todo punto de vista, tanto en equipamiento como en recursos humanos, con la formación de tres profesionales por año. Al cabo de cuatro años, con rotaciones en otros hospitales de Buenos Aires y hasta del exterior, completan su aprendizaje.

Desde el Hospital Escuela permanentemente se trata de hacer una tarea con la mayor capacidad y conciencia de que todo tiene que funcionar. Así lo entiende el servicio de anestesia del Parque de la Salud que involucra tanto al Hospital Escuela de Agudos, el Hospital de Pediatría y el Hospital Materno Neo Natal.

El Jefe del área, Carlos Fernández, comentó en declaraciones a Canal 6 de Posadas, que el Departamento solicitó a la firma que vendió el equipamiento para anestesia la presencia del ingeniero Diego Bota, de Capital Federal, con una de las gerentes de la empresa. Juntos, en un trabajo mancomunado con el Departamento de Ingeniería Clínica, se realizó una jornada de capacitación tanto para el personal de Quirófano, para los médicos especialistas, residentes y también para la gente de ingeniería clínica.

En este sentido, destacó que se trata de un paso más hacia adelante para llegar con la excelencia “porque nuestro servicio es bastante crítico, donde se necesita que los equipamientos siempre estén funcionando a full”. Observó que tienen un promedio de 650 cirugías mensual, “lo cual implica que los equipos estén en constante uso”.

Fernández sostuvo que la especialidad de anestesia tiene pilares muy fundamentales. “Primero, la capacitación del anestesiólogo que tratamos sea lo mejor posible. Nosotros optamos por la calidad no así en la cantidad de formar gente”, indicó.

En esta línea, expresó que se pretende también que la máquina de anestesia sea de la mayor calidad posible. “Esta empresa -la que proveyó los insumos- es realmente seria, tiene 60 años en el mercado y tiene capacitación permanente y constantemente tiene innovaciones. El anestesiólogo es comparado, si se quiere, como un piloto. Para empezar una anestesia debe chequear permanentemente. Hay chequeos que se hacen diariamente, otros semanalmente, también hay mensuales y hasta semestrales. De ahí que viene lo que se llama tratamiento preventivo y correctivo de las máquinas de anestesia”.

Explicó, además, que hoy en día se habla no solamente de mesa de anestesia sino de máquina de anestesia, que componen el respirador, los monitores de la respiración y los monitores absolutamente de todo lo que sea el sistema cardiovascular, respiratorio, la presión arterial, una serie de monitoreo. “Permanentemente el paciente está siendo cuidado por una persona que está entrenado y también está entrenado para manejar esa máquina de anestesia. Por eso se ha comparado la actividad con la del piloto. Cuando va a empezar un vuelo, antes debe ser chequeada esa máquina por los mecánicos, los ingenieros y si le dan el OK esa máquina es usada. Ese chequeo nosotros lo hacemos en conjunto”, afirmó.

Tratamiento preventivo />
Entonces, atento a esta metodología de trabajo, un equipo técnico sube al Departamento de Anestesia todos los martes y jueves a chequear las máquinas y lo que hay que reparar nos dicen. “Se llama tratamiento preventivo, que eso lo logramos gracias a un trabajo en conjunto con la Dirección del Hospital, con el Ministerio de Salud Público. En ese sentido, el ministro Oscar Herrera Ahuad nos ha dado su apoyo incondicional para que todo funcione de la mejor manera posible”, destacó Fernández.

Es que los profesionales del área tratan permanentemente de evitar que se produzca lo que se llama “accidentes anestésicos”.
“La anestesia tiene una posibilidad de mucho riesgo. Es como el motociclista, si va sin casco tiene mucha probabilidad de tener un traumatismo encéfalocraneano y/o de columna cervical, entonces, nosotros tratamos de hacer lo mejor posible nuestra tarea”, subrayó.

Estar preparados para lo más complejo

El Jefe del área de Anestesia manifestó que las tareas del sector van a tener mayores desafíos por cuanto están programadas cirugías de mayor envergadura de las que hasta el momento realiza el Hospital público. “Comienzan las cirugías cardiovasculares, para lo cual se ha preparado todo el equipamiento. Más adelante se viene la cirugía robótica y toda complejidad quirúrgica implica que la anestesiología deba ser compleja”, aseveró.

Fernández reiteró que el rubro tiene dos pilares: la formación del anestesiólogo, “que debe ser de lo mejor posible” y la logística, a través de los ingenieros con el equipamiento.

Resaltó, en este sentido, que los instrumentos que se compraron son de última generación y argentinos, salvo una máquina de industria alemana que se utiliza para cirugía cardiovascular, torácica, neuroquirúrgica, cirugías de politraumatizados, en pacientes que tuvieron generalmente accidente de tránsito, “muy común en esta provincia”.
“Para atender a ese tipo de paciente se necesita cierta complejidad, cierta logística que justamente nosotros hacemos hincapié” al momento de adquirir los equipos.
El profesional finalmente remarcó que todo esto apunta a un crecimiento para brindar el mejor servicio al paciente.

Con formación continua
“Nuestra residencia, gracias a los convenios que hemos hecho, a los trámites y a las iniciativas de la Asociación Misionera de Fisiología, Analgesia y Reanimación, -presidida por Hugo Gutiérrez- permanentemente el Departamento recibe apoyos para asistir a Congresos, material de lectura especializada, logística para formación continua, entre otras colaboraciones. Además de ser una entidad gremial es muy científica”, dijo Fernández.

Conteste con este compromiso, destacó que ningún asistente de anestesia deja de concurrir a centros de capacitación.
“Nuestra especialidad está permanentemente en formación continua. El anestesiólogo cada cinco años tiene que recertificar su título, estudiando, asistiendo a Congresos, presentando cantidad de trabajos que realiza. Estamos siempre en entrenamiento”, concluyó.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas