SEGUINOS

Salud

Ante los bruscos cambios de clima, desde Salud Pública insisten en la prevención

image_pdfimage_print

El coordinador del Programa de Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (Irab) de la Provincia, Guillermo Rolón, se refirió a los bruscos cambios de clima en esta época del año y cómo afecta en la salud en niños y adultos mayores. “Afecta la parte respiratoria superior, eso repercute, empiezan las secreciones de mocos y eso genera la irritación, bronquial”, explicó el funcionario.

Y agregó que “los chiquitos empiezan desde lo más simple como la rinorrea o la rinitis, pero para preocuparnos y recurrir a la consulta, es cuando el chiquito empieza con tos frecuente y con fiebre. La fiebre, asociada a la tos y a este proceso se le agrega agitación o un chillido en el pecho dificultando la respiración, y que la mamá se da cuenta que el niño no puede mamar, es el primer síntoma y se debe asistir al centro de salud”. Respecto de la fiebre, el médico explicó que hasta 37,5 grados es una temperatura normal, pero desde los 38 en adelante sería como una febrícola y fiebre que puede afectar tanto en adultos y como en niños. Ante esto, el funcionario insistió en que además del equipo de salud, la mamá debe aprender a tomar la temperatura con los distintos métodos que hay, pero el tema que debe preocupar es cuando el niño tiene 38 grado o más de fiebre.

En ese sentido, explicó que el cumplimiento del Plan de Vacunación es importantísimo, ya que en él se encuentran incorporadas unas 22 vacunas que realmente abarcan, en gran parte, la prevención de infecciones respiratorias. “La vacuna neumococo que se incorporó hace un tiempo y otra muy importante que todos los años insistimos es la antigripal, que tiene la característica de que todos los años va variando según el virus más predominante”, comentó y resaltó que “desde el Ministerio de Salud Pública se mantiene la normativa de obligatoriedad de la vacunación desde los 6 meses a dos años”. Ya pensando en la llegada del frío, Rolón afirmó que “se hace hincapié en la morbimortalidad, ya que los que más se enferman y lamentablemente se mueren son los menores de un años, entonces hacemos hincapié en las medidas desde lo más simple, por eso la importancia de la convivencia, debemos ventilar todo lo posible la casa, que entre el sol, insistimos en la higiene, el lavado de manos es fundamental”, concluyó.

Fuente: LT 17 Radio Provincia