SEGUINOS

POSADAS

Aprender en la frontera, es más fácil con solidaridad

La Escuela Satélite Primavera, de El Soberbio, recibió la visita de un grupo de docentes y alumnos de la carrera de Letras, de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, que llegó hasta el lugar para compartir unas horas con los chicos que asisten al establecimiento educativo emplazado en la zona Nordeste de la provincia. El portuñol que hablan los chicos no fue impedimento para alcanzar una buena comprensión de los objetivos que se propusieron los estudiantes universitarios que realizaron allí la práctica profesional, uno de los últimos pasos necesarios para completar el proceso académico. Además, la delegación entregó a los maestros todo lo que se recolectó en Posadas, desde juguetes, útiles y libros. La docente Claudia Santiago comentó a /c6 que el propósito inicial fue compartir con la Escuela experiencias de talleres de lecturas y escritura, además de entregar las donaciones. Al lugar asisten unos 70 chicos y la enseñanza va desde el nivel Inicial hasta 7mo grado.

También participaron de la actividad otros colegas de Santiago, como María del Rosario Lezcano. “Nos interesa fundamentalmente desde nuestro espacio, que trabajamos en el campo de la literatura compartir con los chicos los talleres de lectura”, dijo la profesora de la Unam.


Por su parte, la alumna Roxana Gunther, resaltó el acompañamiento de la comunidad educativa universitaria. “Pudimos traer todo lo necesario para los alumnos que lo recibieron con entusiasmo”, destacó.


En idéntico sentido se expresó Dori Gomez. “Nos llevamos una experiencia extraordinaria, los chicos participaron de los talleres y también aprendimos de ellos. En verdad, superó nuestras expectativas”, remarcó.


En tanto, los maestros Gabriel Alfonso y Martíin Cornell agradecieron la visita y los elementos entregado en donación.


Ambos coincidieron en que enseñar en esa zona de la provincia no es nada fácil pero que con la ayuda de los chicos, la tarea se realiza conforme lo dictan los contenidos elaborados con antelación.


“Aquí es otra realidad, uno es maestro las 24 horas del día y la escuela se ocupa para distintos roles, no solamente la parte educativa y pedagógica. El docente también tiene


que actuar como enfermero, estar para lo que la gente necesita”, dijeron.


Las docentes y alumnos que participaron de la actividad agradecieron a la Coordinadora del programa Conozco Misiones con mi Escuela, Lucía Griceñiuk, por facilitarles un colectivo para trasladarlos hasta la Escuela de El Soberbio, así como tambien a la Secretaría de Extensión de la Facultad de Humanidades y a la comunidad universitaria toda por las donaciones que los chicos le iluminó la cara de alegría.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas