SEGUINOS

POLICIALES

Apresaron a peligroso delincuente y lo relacionan con tres homicidios

Tras una paciente investigación, la Policía logró apresar este martes a Marcelo Gómez (30), alias “El filipino”, quien tendría vinculación con tres homicidios, dos de ellos cometidos en el interior de la provincia. Si bien por ahora sólo existen testimonios que lo relacionan con los crímenes, en la Dirección de Investigaciones confían en hallar nuevas pruebas que permitan su procesamiento con prisión preventiva. Fue aprehendido en la zona conocida como “La cantera”, cerca del Hospital Escuela “Doctor Ramón Madariaga”. Allí, en su precaria casa, se halló 20 gramos de marihuana y un reloj que, se sospecha, pertenecería a Juana Ferreira (75), quien fue asesinada en su casa del barrio El Palomar el pasado sábado a la madrugada. En el transcurso de este miércoles, la hija de la anciana haría el reconocimiento de dicho reloj.

En base a algunos testimonios se pudo establecer que “El filipino” estuvo en la casa de Ferreira una semana antes del homicidio. Los vecinos describieron a una persona que había estado realizando reparaciones en el techo y así la Policía estableció que se trataba de Gómez, quien se había rapado la cabeza porque sabía que era buscado por los investigadores por otros hechos delictivos.



Gómez nació en Oberá y sus antecedentes policiales se remontan a 1995, cuando ingresó por primera vez a la Alcaidía de Menores, en Villa Lanús. En quince años de carrera delictiva se le iniciaron más de 60 causas penales y desde hace meses era intensamente buscado.



El 7 de septiembre del año pasado, en la localidad de Guaraní habría asesinado al peluquero Elio Escarban (42), quien recibió una puñalada en el pecho. La víctima alcanzó a decirle a su hermano el nombre de su agresor antes de morir.
A partir de allí comenzó la búsqueda de Gómez, quien desapareció de los lugares que solía frecuentar y se instaló en distintos barrios de Posadas.



Según la Policía, volvió a matar el 17 de septiembre pasado en Loreto. Esta vez la víctima fue Anastasio Dos Santos (72), a quien golpeó salvajemente y luego enterró en una plantación de mandioca. El cadáver fue hallado varios días después, luego que un sobrino denunciara la desaparición del anciano.



Voceros policiales dijeron que Gómez habría estado buscando en su momento cómplices para robarle la jubilación y otras cosas al anciano, aunque todavía no está claro si actuó solo o con la colaboración de algún cómplice.
Desde la Policía dijeron que Gómez siempre elegía como víctimas a personas ancianas o vulnerables y la intención siempre era hacerse de dinero o algunos objetos para reducirlos rápidamente y así lograr dinero.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas