SEGUINOS

POSADAS

“Argentina vivió en los últimos 70 años una sucesión de populismos y ajustes”

Así lo señaló el licenciado en Economía, dos veces presidente del Banco Central y actual titular del Banco Nación, Javier González Fraga, quien brindó este jueves una charla en el hotel Ha Urbano de Posadas, ante un público compuesto principalmente por empresarios y profesionales. Allí aseguró que en el país “se vivieron procesos de populismo que se basaban en el endeudamiento externo, el atraso cambiario y las privatizaciones. Con música de derecha, izquierda o incluso miliar esto siempre se aplicó al igual que el ajuste”.

En ese sentido, agregó que para sostener el populismo se debe fomentar el atraso cambiario que en un país que exporta alimentos genera una suba de salario real y eso permite que los partidos políticos ganen elecciones. “Cuando luego viene la crisis, llega el shock y los ajustadores y así se genera pobreza”, explicó.

Para diferenciarse, González Fraga se definió como “gradualista”, que tiene como premisa “no tomar atajos”. Detalló que “se debe evitar hacer cosas que no son sostenibles en el tiempo, porque los que menos tienen son los que terminan pagando los costos del ajuste. Eso es inmoral y costoso políticamente”.

“La mejor política económica es la políticamente sustentable porque las otras significan cuatro pasos para adelante y ocho para atrás”, aseveró en la conferencia.

A su vez, indicó que los ajustes no se pueden hacer a costa de los que menos tienen y destacó la decisión política del Gobierno actual de ir por el “camino del medio”, lo que despierta críticas tanto de sectores de izquierda como de derecha. “Esto ya se intentó hacer en los noventa, pero lamentablemente no hubo apoyo y se decidió tomar el camino de la convertibilidad que terminó de manera desastrosa”, lamentó.  

Inflación: advierten que en unos cuatro años se puede bajar la cifra a un digito

El presidente del Banco Nación afirmó que el oficialismo va “paso a paso” para solucionar el tema inflacionario y fiscal. Remarcó que “no podemos ponernos metas utópicas. Tomará tres o cuatro años bajar la inflación a un dígito como tienen en otros países de la región”.

Al ser consultado sobre el consumo, resaltó que en la clase más rica del país que llega a un 22% disminuyó un 6%. Mientras que en el 17% que es el la clase más baja la cifra creció un 3%.

“Esto nos hace ver quiénes son los ganadores y perdedores de esta política que se está aplicando. Muchos dicen que estaban mejor en el 2014, pero era insostenible ir en ese rumbo insostenible de colisión. No se podrían seguir ese camino de atraso cambiario y tarifario. Todos los días estamos un poco mejor”, sostuvo. 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas