SEGUINOS

PROVINCIALES

Ataque en Pozo Azul: con una huerta y ayuda solidaria la familia de las hermanitas trata de sobrellevar el horror

(En El Lugar) Marcelino Do Santos aún no puede superar junto a los suyos la amarga experiencia de haber vivido largas horas sin saber qué pasó con sus dos pequeñas hijas, de 11 y 6 años, el sábado 14 de abril, a quienes desde su casa enviaron a realizar compras en un comercio de la zona rural de Pozo Azul. Ambas terminaron brutalmente golpeadas por un desconocido y una de ellas fue llevada a la fuerza dentro de un automóvil. La dejaron abandonada a unos 30 kilómetros del lugar no sin antes haber padecido abusos. “Hoy tengo que agradecer a toda la gente que me ayudó, desde que se enteraron de la tragedia que le pasó a mis nenas”, expresó compungido el padre de las niñas.

Recordó que en el transcurso de la internación de las hermanitas para ser atendidas de las heridas provocadas en el ataque le daban pocas esperanzas de que la menor de sus hijas pudiera superar el difícil trance.

“Gracias a Dios están bien. Una maestra va a la casa a darle clases a las dos. También otro de mis hijos quedó traumado porque se echa la culpa de no haber ido a hacer el mandado”, relató.

La familia Do Santos recibe la ayuda por parte de las autoridades y en tal sentido ya recibieron insumos y elementos para cultivar una huerta que ayude a sobrellevar estos meses. “No puedo salir a trabajar y me están ayudando con eso. Quiero agradecerles a todos por esa mano que me están dando, tanto para hacer el baño como para plantar algo y tener algo para dare a mis chicos”, puntualizó.

El padre de las niñas atacadas estuvo en el acto de entrega de tìtulos de propiedad realizado en Pozo Azul donde mantuvo una reunión con el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad, entre otras autoridades que participaron de la actividad oficial.