SEGUINOS

POSADAS

Aumento de las dietas, la polémica, la transparencia

La diputada nacional Stella Maris Leverberg fue la primera en decir que ignoraba el aumento decidido por la conducción de la Cámara de Diputados, pero no dudó en calificarlo además de inconsulto, inoportuno y desproporcionado. Otro tanto hizo Julia Perié a quien también le pareció inoportuno, ya que fue dado en un momento “muy sensible como es el actual en el que se discuten paritarias”. En lo personal dijo que habría de donar 10 mil pesos a una Fundación denominada Victoria que trabaja en todo el territorio de Misiones. De su lado Alex Ziegler declinó opinar ante una consulta de /n6. “No voy a opinar, ya lo hicieron muchos, es suficiente”. Por su parte la senadora Sandra Giménez dijo que al menos en la Cámara alta la decisión fue informada in voce en la primera reunión del cuerpo. Consideró que tenía que ver con una recategorización de las dietas, en un país en crecimiento, con recursos propios y en momentos en que en paritarias se debaten salarios de todos los sectores laborales.





Leverberg de su lado, que está gestionando además en la paritaria nacional docente por un básico de 3.100 pesos, no quiso abrir juicio respecto de la decisión tomada por su par Perié que, también había dado cuenta de lo sorpresivo del aumento. “Cuando fui a cobrar creí que se trataba de un error, porque cobramos por cajero automático, pero cuando fue a retirar el recibo en Buenos Aires me di cuenta que no era así”.


 


Leverberg a su vez había señalado en su inicial conversación con /c6, que no habían tenido ningún tipo de actualización en los últimos cuatro años, situación que noi obstante no justificaba una decisión de la que ni siquiera se habló en la última reunión de la Cámara baja del Congreso, que fue cuando se eligieron las autoridades, tras el recambio legislativo de diciembre.


 


Perié de su parte lamentó que el debate en la opinión pública se haya originado en este tipo de cuestiones que, de hecho, “desdibujan  toda la labor política y legislativa que se viene haciendo”. Comentó además que, también era cierto, que un trabajador del Congreso con antigüedad cobra 24 mil pesos mensuales y al falta de actualización de las dietas de los legisladores habían llevado sus haberes a estar por debajo de miembros de la Cámara.


De todos modos consideró que “somos diputados elegidos por el voto popular y a nosotros nos gasta dar cuenta de nuestros actos. Queremos que las cosas se den con transparencia y esto fue desafortunado”, añadió.


Levebreg agregó que “desde siempre hemos ayudado a todos a mejorar la calidad de vida. Formamos parte de una organización sindical no vamos a justificar una decisión que nosotros no al tomamos. Es cierto que había una depresión grave. Cobraba menos que un director del ciclo básico, no tengo inconveniente en mostrar el recibo”, añadió. Fue terminante: “no voy a justificar lo injustificable”, haciendo notar precisamente que estaba en una “discusión mucho más grande que es la de la educación pública”.


Giménez sostuvo que “todos somos trabajadores. He dicho en reunión de bloque que cuanto más se discuta este tema y se eche luz mejor será porque habrá mayor transparencia. Además los dirigentes políticos deben estar a la altura de las circunstancias porque de esa manera nuestro pueblo vivirá en paz”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas