SEGUINOS

POSADAS

Avanza en la Legislatura propuesta de modificación al Código de Faltas de la provincia

La Comisión de Legislación General, Justicia y Comunicaciones de la Legislatura trató en su reunión ordinaria el proyecto de modificación a la ley 2800, más conocida como Código de Faltas de la Provincia de Misiones. Hubo coincidencia entre los legisladores de dar vía libre a esta propuesta, previéndose que para la próxima semana saldría el dictamen.

Uno de los cambios que sigue en estudio tiene que ver con el artículo 59 de dicha ley que actualmente prohíbe la presencia de menores de 18 años en las agencias de quinielas, siendo pasibles de multas y sanciones a los dueños de los locales que incurrieren en dicha infracción. El problema está en que actualmente las agencias autorizadas funcionan junto a otros rubros como ser maxikioco, telecentro, cyber, etc. Entonces, si un menor se encuentra dentro del local haciendo uso de cualquiera de otros otros servicios, le correspondería la clausura del negocio al comerciante.


De esta manera, el autor del proyecto, Jorge Galeano, dijo que la solución radica en instar a los comerciantes a reacondicionar las instalaciones “a los efectos que dentro de dichos locales o predios, los referidos menores tengan impedido el acceso y permanencia en el sector en el que se encuentren las ventanillas de juego y/o máquinas vende paga”.


En este sentido, el legislador del MAP aclaró: “creo conveniente reafirmar terminantemente la prohibición de que menores de 18 años realicen apuestas pero resulta inoficioso e improcedentes prohibirles la permanencia en esos locales si se encuentran ocupando rubros secundarios que nada tienen que ver con el juego, siempre y cuando el comercio esté reacondicionado tal como prevee esta normativa”.


Por otra parte, el proyecto de ley incorpora un capítulo que se refiere a las Restricciones al Derecho de Admisión. “El derecho de admisión es sumamente eficaz y debe ser mantenido en nuestras legislaciones, pero también hay que decir que debe limitárselo cuando se lo utiliza sin explicar razonadamente el por qué se excluye a una persona de un lugar determinado, ya que eso resulta ser lisa y llanamente un acto de discriminación; da a pensar que sin una explicación coherente, impedir la permanencia de una persona que no está cometiendo desmán alguno en un lugar, ello se debe a cuestiones religiosas, sexuales, físicas, razas, etc”.
 
De esta manera, “la arbitraria e injustificada prohibición de permanencia queda considerada como un acto de discriminación pasible de sanción”, según propone Galeano en su proyecto de modificación al Código Contravencional.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas