SEGUINOS

POSADAS

Avanza proyecto de rescate y valorización de secaderos tipo barbacuá

La idea de recuperar secaderos tipo barbacuá en la zona Centro se viene gestando desde hace un año aproximadamente, período en que hubo reuniones y relevamiento de la situación. Como resultado de esa tarea, se elaboró el proyecto de rescate y valorización de la yerba mate producida por pequeños productores. De esta manera se busca contribuir al desarrollo económico, social, cultural, ambiental y humano de los agricultores del área rural de los municipios de Los Helechos, F Ameghino y Guaraní.

El objetivo de esta iniciativa es organizar a los productores-elaboradores de yerba mate en barbacuá, mejorar la eficiencia de la fuente de calor para disminuir la cantidad de leña, mejorar la combustión y el conducto de transporte del calor para evitar la producción de humo y rescatar la identidad para valorizar un producto diferenciado elaborado artesanalmente. Sucede que actualmente el sistema es ineficiente debido al alto consumo de leña, que genera humo y contamina el ambiente, atentando con la buena calidad del producto.



Con la puesta en marcha del proyecto se espera que: 60 productores fortalezcan sus vínculos y se organicen a través de una asociación, cien familias de obreros rurales tengan trabajo y estén afincados en la zona, 20 secaderos barbacuá recuperados y mejorados, 20 sistemas de calefacción y combustión mejorados con consumo reducido de leña, diez marcas de yerba barbacuá posicionadas y reconocidas y una marca colectiva de yerba mate tipo barbacuá en el mercado.



Los técnicos responsables del proyecto son los ingenieros agrónomos Luis Bárbaro del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y Osvaldo Sforza del Ministerio del Agro y la Producción, quienes plasmaron los datos recabados en un proyecto y lo presentaron al diputado provincial Ricardo Maciel (Frente Renovador) para solicitar su acompañamiento. Y para dialogar sobre la viabilidad de la propuesta, el martes 14 propietarios de estos emprendimientos yerbateros se reunirán con el legislador en uno de los secaderos de la zona.




Producción artesanal



En los comienzos de la actividad, la elaboración de yerba mate era por medio del sistema barbacuá. En 1976, en el departamento de Oberá había 185 emprendimientos de este tipo en 1989 pasaron a ser 94 y se estima que hoy quedan alrededor de 40, de los cuales veinte siguen en funcionamiento con el riesgo de cerrar. Los autores de la iniciativa entienden que la disminución de la cantidad de secaderos trae como consecuencia una dispersión de las familias rurales. Entonces, para evitar esa situación, es que se pretende contribuir al desarrollo de estas familias.



La yerba producida por estos secaderos es apreciada por consumidores exquisitos, por sus características especiales, se complementa con un estacionamiento de tipo natural en depósitos especiales y un envasado artesanal donde trabaja buena parte de la familia.



Barbacuá, del guaraní “mbarambacuá” que significa montón de casa tostada, consiste en una parrilla circular o elíptica hecha con varillas de maderas y tacuaras, en forma de una gran cúpula sostenida perimetralmente por columnas para evitar el deslizamiento de la carga de hojas. La yerba “sapecada” se extiende sobre la parrilla en capas de 30 a 40 centímetros de espesor donde queda expuesta a una corriente de aire y  gases, a una temperatura de 90 a 100º centígrados.



Cuando la “camada” inferior comienza a secarse, adquiriendo una consistencia quebradiza, el maestro secador -conocido en la jerga yerbatera como “urú”- la remueve y recuesta sobre la barandilla lateral, la operación se repite hasta colmar la capacidad del barbacuá, que es de unos 2.000 kilogramos de producto seco. Secada la yerba, se apaga la hornalla dejando que se enfríe lentamente. Esta operación se realiza en el término de entre 12 y 24 horas.



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas