SEGUINOS

POSADAS

Avanzan en la biorefinería para aumentar producción de caña de azúcar

Un grupo de investigadores de Misiones llevó adelante un trabajo financiado por el Comité Ejecutivo de Desarrollo e Innovación Tecnológica (Cedit) sobre “subproducto de alto valor agregado a partir de la deslingnificación hidroalcohólica de bagazo de caña de azúcar”. Esta investigación se convirtió en “el puntapié inicial para más desarrollo de la producción”, aseguró María Cristina Area, coordinadora del proyecto.

El objetivo de la investigación, financiada por el Comité Ejecutivo de Desarrollo e Innovación Tecnológica (Cedit), fue estudiar la viabilidad técnico –económica de la producción de derivados no convencionales de la caña de azúcar, a partir de la integración material y energética de las fábricas de azúcar y derivados utilizando tecnologías ambientalmente compatible y económicamente compatible.

María Cristina Area, coordinadora del proyecto, explicó que “en el tema biorefinería, este trabajo hizo que ahora estemos formando parte de una red Iberolatinoamericana Cited que se llama Provalor. O sea que como grupo argentino empezamos a pisar fuerte en el tema biorefinería, el inicio del trabajo fue el proyecto” financiado por el CEDIT.

Además aclaró que “es un tema que recién se está poniendo en boga. En el mundo hay algunas unidades demostrativas de algunas cosas, recién apareció una en Brasil de producción de filminas, en Argentina no hay nada. O sea que nosotros estamos tratando de impulsar el tema. Ahora estamos trabajando en el proyecto de Biorefinerías de residuos agro y foresto industriales, o sea que fue el puntapié inicial para más desarrollo de la producción”

Durante el transcurso de las investigaciones llevadas a cabo por misioneros, se logró definir una técnica de fraccionamiento del bagazo de caña de azúcar, fabricar materiales compuestos biodegradables a partir de la fracción celulósica, separar la lignina de los licores residuales, y definir la aptitud de las mismas como fuente de fenol para la fabricación de resinas fenol – formaldehido. En varios temas se trabajó en colaboración con el Instituto de Química de San Carlos, USP, Brasil, mediante un proyecto binacional SPU – CAPES.

A lo largo del proyecto se investigó sobre las alternativas de aprovechamiento del bagazo de caña de azúcar. Además se realizó un estudio de la factibilidad económica del uso del bagazo de caña de azúcar para la obtención de papel de impresión y escritura en el Paraguay, y estudiaron las fibras obtenidas del fraccionamiento etanol – agua de bagazo como refuerzo de almidones termoplásticos.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas