SEGUINOS

NACIONALES

Bajó el petróleo (9%) pero no se trasladará a los combustibles

En marzo, los combustibles deben volver a subir más del 4% solo por los cambios en el impuesto. Se sospecha que el Gobierno está negociando con las principales empresas.

Los precios del petróleo en el mercado internacional perdieron más de un 9% desde el 25 y 26 de enero cuando registraron los valores de cierre más altos en lo que va del año. Sin embargo, esa reducción no se trasladará a los combustibles en el mercado local porque las petroleras también consideran el valor del tipo de cambio e incluso la tasa de inflación.

La liberación del mercado dispuesta por el Gobierno a fines de setiembre no contempla por ahora explicitar en qué medida el precio del petróleo incide en el costo de los combustibles al público, a qué valor las refinerías están comprando el crudo local y el importado, ni cuántos de los gastos de esas empresas están dolarizados, aun cuando desde ya se entiende que los salarios, los servicios y los impuestos se pagan en pesos.

Además, YPF y en menor medida Axion- procesa petróleo propio lo que le otorga una ventaja frente a las competidoras. Pero la petrolera de mayoría estatal está fuertemente endeudada en dólares y esto explica su necesidad de mantener dolarizados sus ingresos.

YPF hace los cálculos de precios en el surtidor, partiendo desde el aumento aplicado el 2 de diciembre. Desde esa fecha se concretaron tres incrementos al público que acumulan entre un 7,6% y un 8,2%.

En tanto, desde el 1 de diciembre hasta ayer, la cotización del petróleo Brent en Londres aumentó un 4,91% y el tipo de cambio varió un 13,93%. Por esa razón, la petrolera y las otras refinerías consideran que todavía falta aplicar más subas en los combustibles.

Los números serían menos duros si la comparación se realizara con relación al 5 de febrero, el día previo al último aumento de YPF. En ese caso, surge que el petróleo Brent tuvo una baja el 1,21%, mientras el valor del dólar se incrementó en un 1,1%. Pero por lo menos hasta hace unos días en la petrolera consideraban que deberían trasladarse las variaciones ocurridas desde diciembre.

Se sospecha que estos temas están siendo materia de negociación en este momento entre YPF y el gobierno, sobre todo porque a partir del 1 de marzo, habrá una nueva alza de más del 4% al público debido al cambio en el impuesto a la transferencia de los combustibles (ITC) y la aplicación del nuevo gravamen a la emisión de dióxido de carbono.

Además, el Gobierno postergó hasta el 1 de marzo la aplicación de una nueva rebaja en el precio del etanol, producto que representa actualmente el 12% de un litro de nafta. Los productores de ese biocombustibles esperan que la reducción no se aplique porque están presentando las estructuras de costos que les habían pedido en noviembre, pero una baja aunque sea menor que la prevista inicialmente- contribuiría a aliviar la presión sobre los valores al público.

Hay que considerar además que el ITC se va a ajustar trimestralmente según el índice de precios al consumidor, lo que significa que cada tres meses habrá variaciones en los combustibles solo por el componente impositivo. En ese sentido, se entiende que en la negociación entre la petrolera y el Gobierno, se analizaría también un mecanismo para que los precios al público no aumenten todos los meses, tal como había planteado la conducción de YPF en noviembre.

 

Fuente: Ámbito.

 

Descargar Semanario Seis Páginas