SEGUINOS

POSADAS

Bicimotos: reaparición, pero sin legislación

En la ciudad se pueden observar estos nuevos vehículos dando vueltas por las calles posadeñas. Y llaman la atención al no poder clasificarlos como bicicletas o motos; porque, justamente, son una mezcla de las dos, es por ello que se denominan “bicimotos” – y “mosquito” en la jerga de los fierreros -. En el programa Seis Páginas emitido por /c6 y canal 65 de Cablevisión se trató esta temática desde su historia hasta sus perjuicios y beneficios. La bicimoto está construida desde la base de una bicicleta playera rodado 26, a la cual se le agrega un motor de 48 CC y de 2 hp, posee un tanque de nafta, un freno un delantero y uno trasero a contrapedal, asiento con amortiguación, llantas reforzadas con un ancho de 38 mm, reflectivos y guardabarros de chapa. La invención de este transporte data desde 1.908 en Italia, y sus creadores fueron Garelli y Bianchi – dos nombres de marcas reconocidas de bicicletas -. Pero a finales de la segunda guerra mundial se extinguieron.

En Argentina, fueron creadas en el año 2.008 en la provincia de Formosa, y ocurrió algo parecido al país europeo. Apenas salieron a la venta fueron el “boom” del mercado, pero un tiempo después esa afición se apaciguó.


Particularmente en Posadas, han tomado un giro importante, ya que cada vez se torna más común ver una bicimoto recorriendo las calles de la ciudad. Pero el problema que existe en su aparición repentina, es que no hay un marco legal que regule su circulación. Como es una mezcla de dos vehículos, no puede regir bajo las normas ni de una ni de otra, sino que debe tener una propia. Para comprender más esta problemática, Gabriela Neis explicó en el envío televisivo los conceptos de cada transporte desde las leyes de Tránsito, por lo que una motocicleta es “todo vehículo de dos ruedas con motor a tracción propia de más de 50 CC de cilindrada, y que pueda desarrollar velocidades superiores mayores a 50 km por hora”. Por otro lado, la bicicleta es “un vehículo de dos ruedas propulsado por mecanismos con el esfuerzo de quien lo utiliza, pudiendo ser múltiple de hasta cuatro ruedas alineadas”.


Con respecto a los beneficios, el escaso gasto de combustible es uno de ellos, ya que se gasta alrededor de 2 litros por cada 100 kilómetros. Además, son dos vehículos en uno, permite una circulación más fácil y produce menor contaminación ambiental que una moto.


Del otro lado se sitúan los perjuicios, entre los principales figura la falta de reglamentación, debido a que de ella derivan una serie de inconvenientes como la falta de utilización de dispositivos de seguridad y la ausencia de una aseguradora que pueda contener al conductor en algún incidente. Otro problema es que alcanza mucha velocidad en relación al peso del vehículo, lo cual dificulta tener que frenar “de repente”.


Los precios de la bicimoto varían de acuerdo a sus equipamientos, pero tienen una base de 1.200 a 2.500 pesos.


Una vez conocido los beneficios y los perjuicios, sumándole también a esto que aún no se abona ningún tipo de impuesto, queda por decisión del ciudadano optar por el vehículo que más le convenga.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas