SEGUINOS

POSADAS

Boleto: entre la demagogia y la imposición, el usuario

La protesta se desató en Candelaria porque de la noche a la mañana, literalmente, los usuarios que querían viajar a Posadas debieron pagar 9 peses, sumando cuatro a los 5 que costaba el pasaje. “Hay un vacío jurídico que ha impulsado que esto llegue a 9 pesos. Lo que hicimos fue calcular el costo según la reglamentación vigente para los servicios inter-jurisdiccionales”, señalaba el propietario de la empresa Don Casimiro Marcelo Zbikoski. Porque para el servicio interjuridisccional es decir el de media distancia el boleto del tramo Candelaria-Posadas cuesta 11 pesos.

No bien se supo lo que sucedía, el intendente de candelaria Carlos Flores volvió a los medios a cuestionar la decisión empresaria que “se lleva todo por delante, desconociendo la autoridad municipal”. E hizo notar que a pesar de su negativa a autorizar el aumento acordado en la comisión provisoria del Sistema Integrado –tal lo hicieron Posadas y Garupá- “igual decidieron aplicarlo. Y no solo eso, sino que les cobran 6 pesos a los que cuentan con la tarjeta Sube y 9 pesos a los que no la poseen, cuando esa medida de precio diferenciado aun no entró en vigencia”. En alusión a que la diferenciación aparecerá en abril, según el mismo acuerdo del nuevo cuadro tarifario que no aceptó.
El empresario, de su parte, se escudó en la necesidad de atender los mayores costos. “Nosotros no generamos inflación, la padecemos como todos”, dijo fustigando a los sectores políticos que “hacen demagogia poniéndose en contra de todo lo que se hace”.
El Intendente Flores había dicho que condicionó el aumento del boleto al establecimiento de un servicio directo Candelaria-Posadas, porque “no es justo que nuestro vecino tome 3 colectivos para cubrir una distancia de poco más de 20 kilómetros”. Zbikoski condicionó el retiro de la tarifa de 9 pesos a que el Intendente aprueba el acuerdo que la lleva a los 6,15 pesos. Y dijo que están dispuestos a responder positivamente al pedido del nuevo servicio “cuando sepamos qué quiere el usuario, qué servicio, qué colectivo y se esté dispuesto a pagar los costos”.
A todo esto, los vecinos de Candelaria, en una jornada en la que el calor se hacía sentir impiadoso, retuvieron colectivos, incendiaron gomas. Quieren dialogar con los empresarios y se esperanzan en que si no es el Grupo Z, tal vez otros hombres de negocios quieran trabajar para su ciudad. Es al menos lo que declaran a la prensa. 
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas