SEGUINOS

POSADAS

Cada vez son más las fiestas privadas en domicilios con venta de alcohol

La dirección municipal de Medio Ambiente Urbano, de Posadas, verificó que aumenta la realización de fiestas en domicilios privados, donde se cobra entrada, se vende y consume alcohol y en las que se ha constatado la presencia de menores de edad. En el marco de los operativos de control por aplicación del Código de Nocturnidad, entre el 22 y el domingo 25 pasado, se ubicaron esas fiestas en varios domicilios. En este último lugar, se constató mediante un testigo que cobraron 10 pesos por entrada con consumición incluida, así como que participaron menores de edad identificados por la Policía.

Las mayores dificultades para combatir esta práctica prohibida y creciente, estriba en que se trata de domicilios particulares a los que no se puede acceder sin autorización judicial y que la invitación a la fiesta se hace por medios electrónicos como facebook o mensajes de texto, en algunos casos son redacciones confusas en cuanto a las características del evento, en otros con claridad se vio en el celular “mujeres gratis, varones 5 pesos con una bebida”.



Se detecataron fiestas con cobro de entradas y venta de alcohol en domicilios ubicados en calles Neuquén y Herrera; Santa Fe y avenida Corrientes, y Bustamante y Santa Catalina.



También en una vivienda familiar ubicada en la calle Bolivia se volvió a constatar la venta de bebidas alcohólicas por tercera vez, en esta oportunidad se labró el Acta de Infracción Nº 0824 y -como en las  anteriores- fue elevada al Juzgado Municipal de Faltas en turno.



Durante el periodo mencionado, además se realizaron treinta y siete inspecciones por aplicación del Código de Nocturnidad (Ord. 1914/06) y  un acta de infracción en una vivienda familiar por causar ruidos molestos a sus vecinos, según la Ordenanza 624/00 sobre contaminación sonora, informó el jefe del departamento municipal de Inspecciones y Contaminantes, Oscar Díaz Mendez.



Por otra parte, la Dirección General de Control Comunal del Municipio, durante las inspecciones habituales en idéntico lapso y por aplicación del mismo Código, clausuró preventivamente dos despensas. Una ubicada en avenida Centenario por exhibición y venta de bebidas alcohólicas fuera de horario, falta de carnés sobre efectos nocivos del alcohol y de los carteles “Prohibida la venta de alcohol a menores de edad”, y la otra en la calle Ángel Acuña por venta de bebidas alcohólicas fuera del horario permitido.



La normativa vigente permite a los inspectores municipales solamente la constatación de la falta, la confección del acta correspondiente y la clausura preventiva si correspondiere (inaplicable en domicilios particulares). A partir de aquí, es el Juzgado de Faltas el órgano con competencia para aplicar sanciones y, eventualmente, girar las actuaciones a instancias judiciales ordinarias.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas