SEGUINOS

POSADAS

Calamaro “arrasó” con su espectáculo en la Costanera

Y la corriente resultó favorable al Salmón. A las 19 del martes, tal como fue anunciado por los organizadores, Andrés Calamaro hizo que las más de cien mil almas congregadas sobre la avenida Costanera de Posadas estallaran en un solo grito de euforia. “Buenas noches hombres y mujeres de la triple frontera”, saludó el artista.

Enseguida recitó un extracto de las “Coplas del payador perseguido” Atahualpa Yupanqui, que reiteró en otras dos oportunidades: La sangre tiene razones/ que hacen engordar las venas/penas sobre pena y penas/en que uno pega el grito/ la arena es un puñadito/pero hay montañas de arena.



Precedido por un ¡Feliz Cumpleaños Argentina! comenzó el esperado recital con  “Jumping Jack Flash”, una canción de la banda de rock inglesa The Rolling Stones, para continuar de lleno con los temas propios como “El salmón”, “Mi rock pedido”, “Carnaval de Brasil” y “Revolución turra”.



Luego de brindar por el Bicentenario de la Patria con un mate amargo, el ex integrante de “Los abuelos de la nada” y de “Los Rodríguez” prosiguió con “Más duele”, “Output/Input”, “Comida china” y “Todos se van”.



Más tarde, como parte del décimo “Música por Todos” organizado por el IPLyC SE, con la previa de Gervasio Malagrida, deleitó con “Los Divinos”, que es el nuevo single que se desprende de su más reciente producción discográfica “Calamaro on the Rock”, y siguió con “Tuyo siempre”. Enseguida presentó a la banda que lo acompaña en todas las giras: Julián Kanevsky, en guitarra; José “El niño” Bruno, en batería; Diego García, en guitarra; Carlos Alberto “Tito” Dávila, en teclados, y  Candy Caramelo, en bajo.



Tras la interpretación de una pequeña parte del Himno nacional en piano -por “Tito” Dávila-, fue el turno de “All you need is pop”.



En un trato casi familiar con sus seguidores, el artista señaló que “recuerdo muchas cosas de Posadas en la época cuando ofrecer fuego a los artistas no era tragedia innombrable”. Luego siguió con: “Mi enfermedad”, un tema que a su criterio, no necesita presentación.



Volvió a aparecer con el mate en la mano y después de algunas apreciaciones sobre la hermandad de los pueblos, se despachó una ranchera mexicana “Te solté la rienda” (de José Alfredo Jiménez, grabado junto a Enrique Bunbury en el nuevo disco).



“Me saco los anteojos para verte mejor Misiones. Somos un mar de gente a mil kilómetros del mar”, bromeó el artista ataviado de negro, que saludaba a su público con permanentes reverencias.



Anunció que “hoy terminamos nuestra gira que comenzó en un cine teatro de Junín y comenzamos otro tramo. Y estamos tocando mejor que nunca”. Arremetió con la canción estreno: “Me envenenaste” y siguió con “Te quiero igual”, “Los chicos”,  “Alta suciedad”. Tras exhibir el salmón enano que cuelga en la base del micrófono, deleitó al público con “Ansia en Plaza Francia”, “Paloma”, “Estadio azteca” y “Crímenes perfectos”.



Tras el pedido de encender una vela “para que pueda ver a (Gustavo) Ceratti a tocar la guitarra”, cantó “Volver” y se despidió con “Flaca”. Antes de desaparecer de escena auguró que “Fito (Páez) tenga (en los festejos del Bicentenario en Capital Federal) algo parecido (a la cantidad de público) a lo que yo tuve acá”.(Prensa Iplyc)



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas