SEGUINOS

POSADAS

Campañas mediáticas de legisladores ausentes

Entre las curiosidades que depara el cierre legislativo está la referida a la pretensión de legisladores que brillan por su ausencia, literalmente, de prolongar el período de sesiones de la Cámara de Representantes, la fórmula hallada para intentar menoscabar tanto la actividad parlamentaria como el rol de los diputados. Justamente en otro año en el que la Legislatura se muestra más que activa en cuestiones sustantivas que tienen que ver con preservación de recursos naturales –al Ordenamiento de Bosques solicitado por el Poder Ejecutivo, se sumó la prohibición de hacer leña de árboles del bosque nativo-; acercar recursos para el funcionamiento diario del Poder Judicial con ajustes de tasas de justicia y aranceles; rescate de la Imprenta Guaranítica, la primera que funcionó en América; creación del Parque de la Salud con el emblemático Hospital Escuela; Defensor del Niño, Niña y Adolescente.

Cómo enfrentar tamaña actividad, es la pregunta que se habrá hecho el mediático Claudio Wipplinger que, a través del diario familiar y en consonancia con su supuesto ex socio político Ramón Puerta (la sociedad parece más que aceitada). Porque cómo hacer para menoscabar un Poder Legislativo que ha cambiado totalmente su perfil, que legisla leyes de interés para los ciudadanos, para la provincia. Y han pensado que un menoscabo podría provenir de la cuestión relativa al período de sesiones ordinarias que se extiende del 1º de Mayo al 31 de Octubre. Claro que se topan con que esta determinación proviene nada menos que de la Constitución provincial, que debería reformarse para ampliar el período en forma permanente. Y hacen creer a más de un desprevenido que si no hay sesión en el recinto de deliberaciones, no hay actividad en la Cámara. Lo que no es así, por un lado, ya que hay una actividad constante de los diputados y las comisiones, mientras que tanto la Cámara por sí como el Poder Ejecutivo pueden determinar sesiones extraordinarias si hay cuestiones de urgencia por legislar.



 



Lo curioso es que tanto Wipplinger como Puerta se distinguen por faltar a las sesiones, aún a las de principal interés. Por caso, el ex legislador del Pro viajó a China cuando se trataba aquí nada menos que el Presupuesto del 2011. Puerta exhibe en sus diferentes mandatos, importante cantidad de ausencias en el Congreso. En realidad, porque uno y otro sólo acceden a estos cargos públicos para usarlos como trampolín de permanencia en la actividad política –con recursos del Estado que no contribuyen a sostener porque o no pagan los impuestos, como Wipplinger, o pretenden eliminarlos, como Puerta-. También para buscar espacios desde los que pretender otros cargos políticos, como la Gobernación, por caso.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas