SEGUINOS

POSADAS

Casamiento gay: la decisión no implica que luego la pareja quiera adoptar, observan

El titular local de la Delegación del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, Mariano Antón, observó que una de las propuestas que se quiere aprobar en el Congreso hace una distinción entre matrimonio propiamente dicho y unión civil entre personas del mismo sexo pero que a su vez le impone a la pareja ciertas restricciones, por ejemplo, la imposibilidad de adoptar. “Tema que no tiene que ser abordado en esta discusión -consideró- porque lo que estamos discutiendo son el ejercicio de derechos para personas adultas”. Explicó que este ejercicio de derecho implican distintas posibilidades posteriores que no necesariamente indican que dos personas del mismo sexo que se adhieran al matrimonio van a calificar con posterioridad a adoptar. “Entonces, se arma toda esta serie de confusiones y mezcolanza que no producen claridad en este tema y obviamente dividen muchísimo más la posibilidad de encontrar un consenso”, reflexionó.

Antón agregó que es por eso que el Inadi, a nivel nacional, emitió un dictamen “en un punto que se lo está tratando de complejizar de manera improductiva para lo que es el ejercicio de la democracia dentro de un esquema como es el argentino”.


Remarcó que actualmente hay personas del mismo sexo conviviendo desde hace mucho tiempo y hay otras que desean convivir y que necesitan un marco legal para hacerlo porque la sociedad donde viven se lo impone. Por ejemplo, para acceder a un crédito, sólo se puede presentar uno de los dos; para ser beneficiario de la herencia, sólo va a heredar la familia que en muchos casos lo rechazó “por esta elección tan privada que ha tenido”.


Para el Delegado en Misiones del Inadi, un país que se ha adherido “a un montón de tratados” de Derechos Humanos una de las obligaciones principales es garantizar el ejercicio igualitario de derechos, es reconocer esta situación de hecho, legislarla y organizarla. “Y a partir de esta organización seguir transitando con solvencia, claridad y tranquilidad social temas que no afectan a quienes no se adhieran”, apuntó el funcionario.


Según Antón, la supuesta situación de que ahora todas las familias van a empezar otra vez a desmembrarse, no es real. “Porque es tan difícil hoy presentarse en una sociedad y decir ´mi elección sexual es esta´, el costo que se paga es tan elevado que no es una elección que uno haga porque esté de modo; es algo que viene in situ en la persona desde lo más profundo y hay que respetarlo. Esa construcción se la tiene que garantizar el Estado argentino -remarcó-. Aquellos que por ahí digan ´no estamos preparados´, bueno, no hay problema que no estén preparados pero que lo opinen dentro de su hogar”, sentenció.


 


 


 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas