SEGUINOS

POSADAS

Caso Del Balzo: los careos sólo sirvieron para incriminar aún más a los imputados

Uno de los inculpados, Da Rosa hasta pretendió intimidar a la novia de la víctima, la misma a la que había apuntado y disparado. A pocas horas de la etapa de los alegatos y posterior sentencia en el juicio por el asesinato del abogado posadeño Roberto Del Balzo, el Tribunal Penal N° 2 dio lugar al pedido de la defensa de los acusados y procedió a realizar el careo entre los imputados y tres testigos clave.

El primero en participar del careo fue Oscar González vecino del abogado asesinado, que, cara a cara, con Cristian Omar Kondratiuk ratificó sus primeros dichos y lo señaló como la persona que tenía en su mano una pistola 9 milímetros con la cual se cruzó en fuego con la oficial Berta Acuña, quien en ese momento habría dado el grito de mando para que los dos sujetos que huían de la casa de Del Balzo se detuvieran. “Alto policía” habría gritado Acuña según ratificó González. Hizo caer así la versión del imputado, quien había manifestado que la oficial nunca se había identificado como funcionaria policial.

Más tarde se sometió al careo Jorge Acuña padre de Berta, quien manifestó que no le quedan dudas de fue Kondratiuk quien disparó contra su hija y que fue Jorge Da Rosa –el otro imputado- quien manejó el automóvil Peugeot 206 propiedad de Maia Sarjanovich para emprender la huida luego de ultimar a Del Balzo.

La novia del abogado

Pero uno de los momentos más tensos del debate se dio cuando Maia Sarjanovich, la novia del abogado, se sentó en el banquillo para confirmar sus primeros testimonios dando cuenta, cara a cara, que fue Da Rosa quien le apuntó a la cabeza y disparó, con intenciones de matarla. De su parte y casi intimidante, Da Rosa le dijo que había esperado tres años para desmentirla. Lo que motivó la intervención del presidente del Tribunal recordando al acusado que el careo era para ratificar o retirar sus dicho pero no para emitir opiniones y mucho menos amenazas.

A pesar de la admonición, Da Rosa volvió a dirigirse a Sarjanovich como la supuesta agresora, a quien acusaba de haberlo apuntado a él con un arma, lo que supuestamente lo obligó a reaccionar porque estaba en riesgo su vida.

Sarjanovich respondió reiterando que nunca tuvo un arma en sus manos y que, por el contrario, había sido el imputado quien empuñaba una pistola 9 milímetros y quiso terminar con su vida. Las contradicciones de Da Rosa comenzaron a acentuarse cuando se desdijo respecto del arma que supuestamente empuñaba la novia de la víctima, afirmado después que había tomado un arma que estaba en una zona cercana al cuarto. También había asegurado varias veces no haberla oído pedir por su vida, para admitir en el careo que la escucho cuando, invadida por el miedo, suplicaba por su vida.

El debate que se había iniciado pasadas las 10 de la mañana y finalizó al mediodía del martes contó además con el aporte de un testigo que no coincidió con su declaratoria en etapa de instrucción. Pero ello se debió a que uno de los actos procesales estuvo mal elaborado, en el sentido de que no se le dio a leer lo que igualmente después firmó. El incidente de todos modos no hizo que variara el curso del debate.

El imputado Da Rosa además solicitó a través de su abogado defensor la ampliación de su testimonio, para dar cuenta que el ex policía Cristian Kondratiuk habría disparado a muy corta distancia a Gustavo Del Balzo.

Ante las cámaras afirmó ser “datero”

Terminada la jornada del debate, sorprendió la actitud de Da Rosa quien ante las cámaras y micrófonos de los medios presentes, reconoció que trabajaba como “datero” o “ cuervo” del abogado asesinado y que había una relación tensa entre ellos las últimas semanas de octubre de 2009, ya que Del Balzo le debía 35 mil pesos por un juicio ganado en la localidad de El Soberbio.
Ante la consulta de si fue el quien disparó al abogado, su respuesta volvió a ser: “yo no lo maté”.

A pedido de la Fiscalía, debido a la obligación de cumplir con otros deberes ministeriales en distintos tribunales de la primera circunscripción, y además la necesidad de las partes de analizar en detalle pericias criminalísticas incorporadas recientemente a la causa, el Tribunal dispuso que los alegatos y sentencia tengan lugar el miércoles 27 a partir de las 9 de la mañana.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas