SEGUINOS

POSADAS

Caso Roseo: en Posadas declara un tercer testigo

Ricardo Markendorf, el propietario de una concesionaria de automóviles donde Raúl Menocchio habría adquirido una Ford Ranger y un Volkswagen Gol, declara este martes como testigo en la causa por el homicidio del terrateniente chaqueño Manuel Roseo y su cuñada, Nelly Bartolomé. La fiscal que tiene a su cargo la investigación del doble crimen ocurrido el 13 de enero en la localidad de Juan José Castelli, quiere saber si esas operaciones existieron, la fecha en que se concretaron y si Markendorf conoce a Nidio Enrique Gómez Sosa, quien sería un supuesto sicario que participó del hecho. Además, le preguntarán si conoce las inclinaciones sexuales de este hombre y de Menocchio, quien continúa detenido como principal sospechoso del doble homicidio.

La investigación del hecho llegó hasta Posadas porque el 27 de diciembre, supuestamente Roseo fue traído hasta la Escribanía Torres, donde firmó un poder de venta de las 250 mil hectáreas que tiene en Chaco y Formosa. Ese poder fue extendido a una mujer paraguaya identificada en el acta como Emilse León Álvarez, de quien nada se sabe. Testigos de ese acta fueron el abogado local José Jacobo Mass y un hombre oriundo de Corrientes, ambos conocidos de Menocchio, quien no figura en la escritura.



La fiscal que investiga el doble crimen está convencida que Roseo nunca estuvo en Posadas. El anciano nunca viajaba sin la compañía de su secretario y tampoco se desplazaría 400 o 500 kilómetros para firmar un poder que podría hacerlo en cualquier escribanía de su provincia.



La sospecha es que se trató de una maniobra para apoderarse de las tierras del hacendado, un hombre que no tiene descendientes directos. Su estancia “La Fidelidad” tiene una valor estimado de 250 millones de dólares y Roseo siempre se negó a venderla.



La Justicia ya tiene en su poder fotografías que fueron tomadas en 6 de enero, en las que Menocchio se retrató junto al hacendado. El misionero sostiene que fue luego de culminar exitosamente la negociación por las tierras por un valor de 40 millones de dólares. El misionero aseguró que pagó el dinero y negó cualquier vinculación con el homicidio.



Sin embargo, existen testimonios que lo sitúan en Juan José Castelli el día del doble homicidio y no en Posadas, como sostuvo en su declaración.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas