SEGUINOS

POSADAS

Caso Selene: este viernes se escucharán los alegatos y se conocerá la sentencia

El jueves declararon médicos y peritos. Se visualizaron las cámaras de seguridad de la arenera donde trabajaba Rolando Lovera, ex pareja de Victoria Aguirre. También se conocieron detalles de la autopsia. Las lesiones que presentaba Selene (3) no superaban los 10 días. La muerte pudo haberse producido por dos golpes contundentes. No presentaba signos de maltrato infantil más allá de esas últimas semanas, observaron desde la defensa de la joven imputada. 

La causa Victoria Aguirre llega a su instancia final, hoy desde las 10 de la mañana se conocerán los alegatos de la Fiscalía y las defensas. Se presume que a la tarde ya podría conocerse la sentencia.  Este jueves fueron 5 los testigos que declararon, entre médicos y peritos. La defensa de Victoria terminó desistiendo del último esperado para esta tarde, el Dr. Oscar Krimer, por las objeciones planteadas por la fiscalía y la defensa de Lovera.

Más allá de esta situación la audiencia, que se extendió hasta cerca de las 17, aportó datos significativos en relación a las lesiones que presentaba Selene y las posibles causas de su muerte. Declararon los pediatras Cristina Raquel Schiefelbein y Héctor Sena; además, los forenses   Miriam Nilda Ramonda y Gabriel Flores.

“Lo trascendente de hoy es lo que dijeron los médicos, coincidieron todos que Victoria claramente tenía a su hija bajo cuidado, bajo el  cuidado que requiere una niña con las características de Selene, se corroboró que previo a esa segunda mitad del mes de enero no pudieron observar ninguna lesión que pudiera suponer que viniera sufriendo maltratos”, sostuvo Roxana Rivas, defensora de Victoria Aguirre.

 “Pretender convertir a esa madreen una filicida -alguien que mata a la hija-  solamente se explicaría si hubiera estado en rapto psicótico”, agregó Eduardo Paredes, el otro defensor de Victoria y remarcó “la mejor defensa de Victoria es su historia como madre de Selene”.

Los peritos forenses que evaluaron a Victoria dieron cuenta del estrés por pánico que manifestaba al momento de la entrevista y que además podían inferir dificultades de reacción activa ante ese tipo de situaciones.

También testimonió el cabo de la policía Gabriel Quiñones quien hizo el análisis técnico del contenido de las cámaras de seguridad que fueron incautadas de la arenera Simón. Allí se puede ver que la última persona que sostiene en brazos a Selene es Rolando Lovera.

“Con respecto a lo que ocurrió ese día, la filmación habla por sí misma digamos, el último momento   que fuera de las palabras de los dos, de Aguirre y Lovera, se puede contrastar que la nena está en manos de Victoria es a las 19,30 cuando acompaña a Lovera a la arenera a partir de ahí 

todas las imágenes, durante la madrugada y la noche y la mañana siempre la nena está en manos de Lovera,   hasta menos de una antes que una médica en el hospital dice  que la nena está muerta y eso lo pone a Lovera mucho más cerca de la autoría porque la nena entro en perfecto estado a la 19,30”, remarcó Paredes.

El dolor de la familia

Poco después de las 14, tras un largo día de testimonios, en el recinto se escuchó al Dr. Flores; esta vez para explicar lo que encontró en el cuerpo de Selene tras la autopsia que le realizó el 30 de enero del 2015. “El cuerpo habla” parafraseó y detalló las lesiones que presentaba la niña. Desde las leves hasta las que pudieron ocasionarle la muerte.

“La muerte es producida por fractura de cráneo, fue una muerte traumática.  Un cuerpo que sufrió traumatismo por varios días”, dijo Flores y se     detuvo en tres golpes, que describió en profundidad porque cree que son los que finalmente le produjeron la muerte. “Tres golpes muy marcados. El golpe final sobre el temporal. A las pocas horas de ese golpe mayor murió rápidamente”.

El relato del médico estuvo acompañado por las imágenes de la autopsia, las que presenciaron los abuelos de Selene, quienes se sintieron profundamente afectados por la violencia extrema que vivió la niña esos 2 últimos días. “Tengo un dolor tan grande, donde está el sentimiento de alguien que hace algo así, y lo vimos a él –Lovera- acomodarse a mirar lo que hizo a la nena, es muy doloroso, muy triste todo esto”, dijo Graciela 

Araujo sentada en un rincón de la sala con Víctor Aguirre, su marido, viendo la autopsia de su nieta.

“Dios quiera que por lo menos me devuelvan a mi hija, ya es tiempo” agregó.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas