SEGUINOS

POSADAS

Cataratas en su máximo esplendor

La cantidad de agua del río Iguazú resalta la exuberancia de las Cataratas, una de las Nuevas Siete Maravillas Naturales del Mundo que por estos días casi dobla su caudal normal: más de 2300 metros cúbicos por segundo frente a los 1500 que suele mostrar, con una temperatura que en esta época oscila entre los 16 y 22 grados. Cerca de cinco mil personas disfrutaron este fin de semana las instalaciones del Parque Nacional Iguazú, que en lo que va del año ya registró unas 663 mil visitas.

Las pasarelas a lo largo de casi toda el área de visita, los senderos de la selva, el viaje en tren o en camión, los paseos náuticos y las imponentes vistas son parte de la oferta de este Destino de Maravillas, uno de los ejes de promoción estratégica de Misiones que lleva adelante el Ministerio de Turismo de la provincia.

El Parque Nacional Iguazú alberga a las Cataratas del Iguazú. Se creó en 1934 con el objeto de conservar estas majestuosas caídas de agua y su imponente selva que la posicionan como uno de los fenómenos naturales más importantes del mundo y con una de las más diversas biodiversidad.

Las 67.620 hectáreas del Parque Nacional Iguazú fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad en 1984, debido a sus bellezas escénicas y a la gran diversidad biológica de la selva subtropical caracterizada por su humedad y su frondosa cúpula vegetal.

El río Iguazú tiene 1320 kilómetros desde su nacimiento hasta la desembocadura en el Paraná. Las Cataratas del Iguazú se forman unos 23 Kilómetros antes de esa salida, enmarcada por costas bajas con un ancho que varía entre los 500 y los mil metros.

Dentro del Parque Nacional Iguazú, el río se ensancha cerca de 1500 metros y se tuerce hacia el sur formando una amplia “U” que contiene en su desembocadura el abrupto desnivel en el terreno que da lugar a las cataratas: en su gran curva, una proliferación de escollos, islotes y alargadas islas fragmentan el río en numerosos brazos. Al llegar al barranco, cada uno de ellos da lugar a un salto, cuyo conjunto constituye el gran abanico que son las Cataratas del Iguazú.

Entre los servicios que ofrece Cataratas -como la amplia y variada gastronomía-, los senderos a través de la selva o los recorridos en camiones y en bote, tanto por el Iguazú superior como el inferior, permiten apreciar en toda su magnitud al Parque Nacional Iguazú y a sus imponentes caídas de agua, las que fueron consagradas recientemente como una de las nuevas Siete Maravillas del Mundo a través de la participación de más de mil millones de personas que eligieron a los siete lugares naturales más destacados del planeta.

La conservación del Parque Nacional Iguazú, en estos 78 años que pasaron desde su creación, está bajo la responsabilidad directa de los guardaparques, quienes junto a las empresas privadas que operan dentro de la reserva trabajan bajo los estándares internacionales del turismo sustentable.

En esta zona, la selva propone distintas alternativas: un entorno más húmedo y un poco más fresco, propicio para el desarrollo y crecimiento de una amplia variedad de flora y fauna. El equilibrio natural logra una alta cantidad de alimentos y en consecuencia, una fauna muy variada: casi 500 especies de aves, alrededor de 80 de mamíferos, una gran variedad de reptiles, peces, insectos y mariposas habitan este ecosistema donde las Cataratas del Iguazú se destacan por su imponencia y su belleza.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas