SEGUINOS

POSADAS

Cítricos: Argentina en situación de Emergencia Fitosanitaria por el HLB

El Huanglongbing es considerado mundialmente como la enfermedad más destructiva de los cítricos y para la cual, hasta el momento, no existe cura posible. La actividad citrícola argentina produce cerca de 3 millones de toneladas anuales y emplea a más a 100 mil trabajadores a lo largo de su cadena, por lo que recubre gran importancia para las provincias productoras. Por ello, el ingreso del HLB provocaría un impacto social y económico muy alto, resultando trascendente mantener el actual estatus sanitario del país. Misiones se destaca en la producción de mandarinas, en especial la variedad okitsu.

Situación mundial



Detectado originalmente en China, el HLB se ha expandido por la mayoría de los países citrícolas de Asia, África y América.



En los últimos 6 años ha mostrado un preocupante avance sobre nuestro continente (Brasil, Estados Unidos, Cuba, México, Belice, Nicaragua, Honduras y República Dominicana), provocando una pérdida importante en la producción en poco tiempo.




Situación nacional



La actividad citrícola argentina produce cerca de 3 millones de toneladas anuales y emplea a más a 100 mil trabajadores a lo largo de su cadena, por lo que recubre gran importancia para las provincias productoras. Por ello, el ingreso del HLB provocaría un impacto social y económico muy alto, resultando trascendente mantener el actual estatus sanitario del país.



En Argentina no se ha registrado la presencia de la enfermedad pero sí se encuentra presente uno de sus insectos vectores, Diaphorina citri Kuwayama, conocido como “psílido asiático de los citrus” o “chicharrita.



Estrategia local contra el HLB



La rápida propagación del HLB sobre las variedades de cítricos, la disminución productiva de entre 5 a 8 años en plantas infectadas y la proximidad de su presencia en regiones productoras afectadas (300 kilómetros de la frontera argentina con Brasil aproximadamente), llevó a la adopción de medidas preventivas por parte de autoridades nacionales.



Es así que surge el Programa Nacional de Prevención del HLB, creado por Resolución 517/09 de la ex Secretaría de Agricultura de la Nación (SAGPyA), con el objetivo de evitar que la enfermedad ponga en riesgo a la producción citrícola del país. Su desarrollo, hoy a cargo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, se basa en un fuerte trabajo de control fitosanitario, tareas de monitoreo y servicios de diagnóstico; además de proyectos de investigación, capacitación y la implementación de una campaña de difusión y sensibilización sobre el daño que el HLB puede causar a la citricultura.



Datos representativos de la citricultura argentina



140 mil hectáreas productoras distribuidas en 13 provincias del país. 5.300 productores primarios, 19 plantas industrializadoras y 554 plantas de empaque, entre otros establecimientos.
Más de 100 mil puestos directos de trabajo a lo largo de la cadena citrícola.



3 millones de toneladas anuales producidas ubican a la Argentina como el séptimo productor mundial de fruta cítrica fresca.



Argentina es el primer exportador mundial de limones.



Vigilancia y manejo preventivo contra el HLB



El manejo de la enfermedad está basado en medidas de prevención que, para ser realmente efectivas, deben ser adoptadas de manera colectiva por viveristas, citricultores y la población toda.



Como parte del control y manejo preventivo de la enfermedad, el Programa Nacional de Prevención del HLB cuenta con personal técnico especializado del INASE, el INTA y el Senasa de cada región, como así también, de la Estación Experimental Agroindustrial de Obispo Colombres de la provincia de Tucumán, para brindar asesoramiento en técnicas de monitoreo, identificación de síntomas, diagnóstico y generación de tecnología en forma preventiva.
Asimismo, el Programa ofrece capacitaciones periódicas y organiza visitas de técnicos a montes y viveros. Participar de las tareas de vigilancia como lo hacen los gobiernos provinciales y asociaciones del sector como Afinoa y Cecnea, ayudará a preservar a la Argentina libre del HLB.



Normativas fitosanitarias



La introducción y el tránsito ilegal de plantas y materiales vegetales hospederos del HLB y/o su insecto vector constituyen elementos de alto riesgo.



En este sentido, el Programa Nacional de Prevención del HLB, prevé el fortalecimiento de las tareas de control e inspección de transporte de cargas y pasajeros en distintos puntos de ingreso al país, puestos de barreras fitosanitarias y rutas.



La verificación del traslado de material vegetal de propagación, el registro de viveros habilitados y la inspección de la producción, el empaque, el transporte y la comercialización de plantas cítricas son observados especialmente por los organismos estatales competentes.



Entre las medidas vinculadas a la lucha contra el HLB figuran: la adopción obligatoria del sistema de producción bajo cubierta a partir del año 2011 (Resolución 930/09-Senasa), la denuncia de síntomas según lo establece la declaración de Alerta Fitosanitaria (Resolución 458/05-Senasa) y la prohibición de la producción, plantación, comercialización y transporte del Mirto – Murraya paniculata – (Resolución447/09-Senasa).



Todas estas reglamentaciones constituyen la red de contención legal que adopta el Estado argentino para asegurar la sustentabilidad de la citricultura nacional. La misma fue reforzada especialmente con la Declaración de Emergencia Fitosanitaria con respecto al Huanglongbing en todo el territorio del país (Resolución 959/09-Senasa).



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas