SEGUINOS

POSADAS

Clonación: catorce años después, el debate sigue abierto

Catorce años después de la polémica clonación de la oveja Dolly – primer mamífero creado a partir de una célula adulta -, las controversias que genera este tipo de práctica, sobre todo en seres humanos, continúan vigentes. En el programa Seis Páginas, conducido por Jorge Kurrle y emitido por /c6 y Canal 65 de Cablevisión, se trató una nueva fórmula de clonación humana con ADN de tres personas – dos madres y un padre -, y en base a ello, se planteó cuáles son los límites de la práctica científica.

La creación de un embrión a partir de óvulos de dos mujeres y el esperma de un hombre, surge como una idea de prevenir enfermedades hereditarias incurables. Según estadísticas, uno de cada 6.500 niños nacen con enfermedades de estas características, causadas por un ADN mitocondrial defectuoso, que lleva una serie de condiciones que hacen posible la inclusión de problemas coronarios fatales, fallas hepáticas, desórdenes cerebrales, ceguera y debilidad muscular. Pero con el óvulo sano donado por una tercera madre – tal como lo plantean los científicos – esto se podría evitar y así terminar con la transmisión de enfermedades hereditarias.


Esto genera diversas opiniones, tanto en la gente como en instituciones. Por un lado, quienes se oponen dicen que “es un paso demasiado lejos en la intromisión con los bloques que componen la vida humana. No importa que tan pequeña sea la contribución del óvulo de la donante, el hecho es que sigue siendo un intento por crear un niño con tres padres”, comentó Gabriela Neis en el envío televisivo.


Quienes toman una postura positiva ante este avance científico, destacan que la genética permitiría reprogramar al ser humano para que duerma y coma menos, para que tuviese una capacidad de concentración mayor y pudiera nacer sin predisposiciones genéticas a determinadas enfermedades.


Con respecto a las legislaciones que regulen esta actividad científica, países de la Unión Europea firmaron un convenio para no clonar – ni en forma terapéutica, ni a seres humanos -. Y 48 países en todo el mundo se sumaron a esta propuesta. En Centroamérica, México posee una ley que condena de 6 a 14 años de prisión a quienes practiquen la clonación. En el caso de Argentina, existe una legislación pero no “muy específica, por eso en la Universidad de Buenos Aires se están clonando vacas para que produzcan leche con mejores características y ovejas con mejores lanas”. Y según dicen los científicos argentinos, no se “meterán con la clonación de humanos”.


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas