SEGUINOS

POSADAS

Comisión Episcopal presentó Programa nacional de Acción Pastoral sobre Drogadependencia

La Comisión Episcopal de Pastoral Social presentó el Programa Nacional de Acción pastoral sobre Drogadependencia, cuyo objetivo general es “promover la cultura de la vida basada en la dignidad trascendente de toda persona humana e identificar al consumo de drogas como uno de los factores actuales más perniciosos de la anticultura de la muerte”.

La iniciativa se fundamenta en los ejes de la concientización, la educación y prevención enfocada a las causas que la generan, la rehabilitación de las personas afectadas, y la denuncia “del comercio de la droga y de los intentos de promover políticas permisivas para su comercialización y consumo”.


Para animar una pastoral activa en este sentido se llevará adelante una tarea de evangelización que ayude a la concientización sobre los “beneficios de una vida digna vivida en libertad, al mismo tiempo que ponga en evidencia los males que implica la droga tanto para las personas como para la sociedad”.


También propone una amplia acción de educación y prevención que involucre a la sociedad en su conjunto, enfocada en las causas que generan la drogadependencia; una activa contribución a la rehabilitación de las personas afectadas; y la denuncia del comercio de la droga y de los intentos de promover políticas permisivas para su comercialización y consumo.


El plan de acción consiste en una primera etapa de Diagnóstico y Concientización, que prevé la carta pastoral “La droga, sinónimo de muerte”, que redactó el Episcopado en noviembre pasado, que apunta a la creación de una Pastoral de las Adicciones con referentes de cada diócesis.


En tanto, la segunda etapa será de Creación de Alternativas, se fundamenta en los ejes de la concientización sobre este flagelo, la educación y prevención enfocada a las causas que la generan, la rehabilitación de las personas afectadas, y la denuncia “del comercio de la droga y de los intentos de promover políticas permisivas para su comercialización y consumo”.


También hace hincapié en la necesidad de “promover una legislación adecuada tanto para evitar el consumo como para combatir el tráfico de drogas”, y fijar una posición “esclarecedora en cuanto a políticas de despenalización, legalización y reducción del daño”.


Prevé, además, la concreción de un “evento nacional”, como gesto profético masivo, para hacer un público llamado a la solidaridad en la lucha contra las adicciones y de condena a quienes comercian con la droga. A tal efecto se anunció la conformación de un comité que tendrá por finalidad producir una propuesta para la realización de este evento, al que se le tratará de dar un verdadero sentido ecuménico.


El plan de acción para acompañar tratamientos terapéuticos de drogadependientes, desarrollar un programa para incorporar a la vida carcelaria iniciativas “válidas” para brindar asistencia a las personas afectadas y propiciar acciones que faciliten el proceso de reinserción social de los adictos. (AICA)


 


 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas