SEGUINOS

POSADAS

“Comunión, alegría, misión y esperanza” en el encuentro de Loreto

El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, convocó a participar de la novena peregrinación al centro de espiritualidad de Loreto, donde el domingo 21, a las 9, presidirá la misa por los Santos Mártires de las Misiones, y durante la cual se profundizará la memoria de la Evangelización y se renovará la fe para “proyectarnos en el ardor misionero en este inicio del siglo XXI”. A modo de reflexión preparatoria, el prelado volvió a referirse a cuatro palabras a las que consideró importantes: comunión, alegría, misión y esperanza.

Realizar una profundización de esas palabras implicará “seguir asumiendo el compromiso con el camino que estamos realizando en relación a nuestro primer Sínodo diocesano y la aplicación del documento de Aparecida”, subrayó.



Tras señalar que el encuentro en Loreto “expresará la comunión y el compromiso de santidad y misión en nuestro tiempo”, indicó que la alegría del Espíritu es “muchas veces, portadora de la cruz, de dolores y sufrimientos, y por la fe se van convirtiendo en ‘Pascuas’ que vivimos en nuestro corazón”. “Podremos evangelizar si estamos agradecidos por este don maravilloso y gratuito que hemos recibido de ser discípulos y misioneros de Él”, precisó.



Al referirse a la misión, insistió, citando el documento de Aparecida, que “necesitamos seguir asumiendo ‘la conversión pastoral y renovación misionera’ de los agentes y estructuras de nuestras comunidades”, y explicó que “la misión la entendemos no como un acontecimiento extraordinario, sino en la cotidianidad de nuestras motivaciones, estructuras, metodología, lenguaje…”



Monseñor Martínez hizo hincapié en la palabra esperanza, porque, dijo: “desde Loreto, celebraremos la memoria, agradeceremos y ofreceremos el presente, nos proyectaremos en la esperanza, y nos comprometeremos a ser testigos como lo fueron los Mártires de nuestras Misiones, los Santos Roque, Juan y Alonso. A pesar de las persecuciones y dificultades de nuestro tiempo no claudicamos porque tenemos la certeza de Jesucristo, el Señor, quien es nuestra esperanza”.



“Loreto, como nuestro centro de espiritualidad fue testigo de parte de nuestra historia. En este inicio del siglo XXI seguimos transitando, y en Loreto decimos presente para seguir construyendo el Reino de Dios”, concluyó. (AICA)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas