SEGUINOS

PROVINCIALES

Con la atención en las áreas prioritarias y los pies en la tierra

image_pdfimage_print

Acaso pudiera definirse de este modo el mensaje que el gobernador Hugo Passalacqua dio a la Cámara de Representantes, en la apertura del periodo de sesiones ordinarias correspondiente a este año. Es casi habitual que en el mensaje del primer mandatario provincial se aguarden anuncios, pero esta sobriedad elegida por el mandatario, más allá de ser su estilo, demuestra que tiene los pies bien puestos en la tierra.

Y las prioridades definidas en las demandas de la sociedad: en primer lugar de los sectores más vulnerables y por eso seguramente lo enorgullece el hecho de haber logrado un nuevo descenso de la mortalidad infantil. O el mantenimiento en el 30,56% del Presupuesto provincial destinado a educación. Y estas cuestiones conciernen al rol esencial del Estado. Mantenerlas en un contexto nacional con una economía en recesión y un consenso fiscal que obliga a recortar impuestos provinciales –sustentos de las políticas públicas- confirman una vez más que la administración es austera y equilibrada.

Podría decirse, inclusive, que en un contexto nacional de zozobra, este mensaje sobrio es un aliviador de tensiones. Sostener igualmente que la obra pública con fin social se mantendrá y dar cuenta que en los últimos 12 meses se dieron 13 mil soluciones habitacionales, son datos de la realidad que demuestran el enorme esfuerzo que hace Misiones frente a deserciones de la Nación en todas estas áreas sensibles.

Podría decirse que no olvidó ninguna cuestión: desde la atención al aspecto más sensible de la gente, canalizado en la Vicegobernación, a tratar de revertir las asimetrías con medidas económicas y “fronteras ampliadas”, hasta sostener políticas de seguridad con inversiones para ampliar servicios, no es menor.

Como no lo es, sostener la política industrialista y de apoyo a la producción, convencido que estas son herramientas para mantener todo lo que se pueda el crecimiento. Al igual de cuanto ocurre con la política energética, acompañando el “gigantesco esfuerzo” de la población. Al tiempo que se continúa el reclamo por las regalías de Yacyretá.

Sin altisonancias, pero también sin ceder en aquello que se considera sustantivo para el bienestar general, parece ser entonces, el camino trazado por tercer año consecutivo.