SEGUINOS

POSADAS

Concejo Deliberante: Así, no hay plata que alcance

El norte de trabajo de los concejales opositores de Posadas está cada vez más claro: entorpecer el funcionamiento de una administración que en algo más de dos años de gestión ha conseguido ordenar económicamente y financieramente al Municipio y, sobre todo y desde ese punto de partida, prestar más y mejores servicios al tiempo de ejecutar obras imprescindibles en todos los barrios de la ciudad.

Es la versión local de un libreto que día a día se presenta también en el orden nacional que, como en una mala novela, de pronto expone al villano con toda la crudeza de sus intenciones.



En efecto, el vicepresidente Julio Cobos votó una legislación que compromete los recursos del Estado y admite que no sabe de dónde y cómo obtener los fondos.



De la misma manera, el bloque opositor del Concejo de Posadas se amplía alegremente su presupuesto a sabiendas que los recursos están ajustadamente asignados y que la partida de 3, 7 millones que pretende para llegar a fin de año sólo puede sustraerse a obras y servicios públicos. Vale decir, a la atención de sus mandantes, los vecinos de Posadas.



En el intento, con una máscara de demagogia disfrazan la dilapidación, la mala administración y tal vez otras maniobras más graves. De la cifra requerida, sólo 1 millón de pesos serán para sueldos de personal ¿Cuál será el destino de los 2, 7 millones restantes de la ampliación pedida? Ninguna explicación se ofrece al dueño último del dinero que es el pueblo de Posadas.



Tampoco se explicó antes el destino de los dineros que, por decreto de la Presidencia del cuerpo, se desafectaron de la partida Personal del Presupuesto vigente y que, lógicamente, ahora generan faltante.



Inexplicable resulta, además, cómo fue posible que la Convención Constituyente cumpliera su cometido con menos del diez por ciento del Presupuesto del Concejo, mientras el número de convencionales es igual al de los concejales e igual debería ser la cantidad de personal y asesores.



Queda asimismo sin explicación, razón o argumentación el objetivo de establecer como presupuesto para el Deliberante un porcentaje fijo de lo que se calcula para el amplio y complejo abanico de toda la administración municipal. Es decir que si, por una eficiente recaudación, una administración austera, un aumento en recursos de coparticipación, se incrementasen los ingresos para volcarlos a más y mejores servicios y obras, le tocaría aumentos proporcionales al cuerpo que no gasta más que en dietas y sueldos de personal.



De tal manera, la institución que debería encarnar la representación genuina de los vecinos de Posadas actúa contra sus mandantes por la deficiente gestión de su conducción detrás de la que se mueven mentes afiebradas puestas en función de maniobras ladinas o ardides demagógicos que especulan con obtener un mezquino rédito político y, tal vez, un más jugoso rédito de otra índole.




Hugo Dedieu
Comunicación Institucional y Prensa
Municipalidad de Posadas



 



 



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas